Toxicosis De Hidrocarburos De Petróleo En Perros

Toxicosis De Hidrocarburos De Petróleo En Perros

Toxicosis De Hidrocarburos De Petróleo En Perros
 

La toxicosis por hidrocarburos derivados del petróleo es una reacción grave y parecida a una enfermedad que se produce cuando un perro está expuesto a productos refinados de aceite de petróleo o ingiere productos de este tipo.

 

Los productos derivados del petróleo que comúnmente envenenan a los animales pequeños son combustibles, solventes, lubricantes y ceras, así como algunos pesticidas y pinturas que tienen una base de petróleo. Los productos derivados del petróleo como el benceno y los alcoholes minerales tienen mayor probabilidad de ser inhalados en los pulmones, causando una neumonitis química, una afección potencialmente mortal en la cual el producto derivado del petróleo se extiende por toda la superficie de los pulmones y causa inflamación. Los productos que tienen una estructura química similar a un anillo aromático, como el benceno, son más propensos a causar toxicidad sistémica (en todo el cuerpo).

 

Poner productos derivados del petróleo como gasolina o queroseno en la piel de un perro, o cerca de su boca, lo envenenará. Los perros a veces están expuestos a estos productos a través de la exposición a derrames accidentales, y algunas veces las personas le ponen gasolina u otros solventes a un perro para eliminar algo que se ha caído sobre su piel o cabello, como pintura y otras sustancias pegajosas.

 

No induzca el vómito con este tipo de envenenamiento, ya que la sustancia puede hacer más daño al regresar a través del esófago que al bajarla. O bien, su perro podría inhalar parte de la toxina en sus pulmones, causando neumonía por aspiración.

 

Los gatos también son susceptibles a la toxicosis por hidrocarburos del petróleo. Si desea obtener más información sobre cómo esta condición afecta a los gatos, visite esta página en la biblioteca de salud de PetMD.

 

Síntomas y tipos
 

La mascota huele a petróleo.
Fiebre
Vómito
Diarrea
Mareo
Confusión
Depresión
Dificultad para respirar (es decir, asfixia, tos, náuseas)
Dolor abdominal
Piel / encías de color azul púrpura
Salivación excesiva
Pateando en el hocico
Achaparrar las mandíbulas
Sacudiendo la cabeza
Inestabilidad / dificultad para caminar (ataxia)
Temblores y convulsiones (raras)
Latido del corazón irregular
Paro respiratorio
Pérdida de conciencia / comatoso
Pérdida de todas las funciones corporales.
 

Causas
 

Inhalación, ingestión, contacto directo con hidrocarburos de petróleo: gasolina, bencenos, queroseno, diluyente de pintura, aceite de linaza y trementina (los dos últimos no son hidrocarburos, pero el efecto tóxico en el cuerpo es muy similar)
La toxicidad puede resultar de tragar hidrocarburos de petróleo, tener hidrocarburos de petróleo en la piel, tener hidrocarburos de petróleo en la piel, o de respirar humos de hidrocarburos de petróleo
 

 

Diagnóstico
 

Deberá proporcionar un historial completo de la salud de su perro, incluido un historial de antecedentes de síntomas y posibles incidentes que puedan haber provocado esta afección. La historia que proporcione puede proporcionarle a su veterinario pistas sobre qué órganos están siendo afectados por la toxina, así como para poder descartar otras toxicidades, como la exposición al etilenglicol o al medicamento. Si puede llevar una muestra del vómito de su perro a su veterinario, es posible que el tratamiento se pueda administrar con más inmediatez.

 

Se llevará a cabo un perfil completo de sangre, incluido un perfil químico de sangre, un hemograma completo, un análisis de orina y un panel de electrolitos. Su veterinario examinará los vómitos o el contenido del estómago para los destilados de petróleo. Algunos animales desarrollan neumonía por aspiración por inhalación de un producto derivado del petróleo. Su veterinario tomará imágenes de rayos X del tórax para buscar evidencia de inflamación y neumonía, para que pueda tratarse de inmediato.