Carcinoma de células escamosas del plano nasal en perros

Carcinoma de células escamosas del plano nasal en perros

Carcinoma de células escamosas del plano nasal en perros
 

El epitelio es la cubierta celular de todas las superficies internas y externas del cuerpo, protegiendo los órganos, las cavidades internas y las superficies externas del cuerpo en una capa continua de tejido multicapa. El epitelio escamoso es un tipo de epitelio que consiste en la capa externa de células planas, similares a escamas, que se llaman células escamosas.

 

En este caso, el carcinoma de células escamosas del plano nasal surge del tejido en la almohadilla de la nariz o en las membranas mucosas de la nariz. Un carcinoma de células escamosas es un tumor maligno de las células epiteliales escamosas, pero en el caso, el riesgo de metástasis malignas es relativamente bajo. A menudo es más invasivo que la metastásica. La exposición a sustancias químicas inhaladas aumenta el riesgo de tumores nasales, incluido el uso en interiores de carbón, cigarrillos y ambientadores.

 

Este tumor es raro en los perros en comparación con los gatos. No parece haber ninguna raza, género o edad en particular que sea más susceptible, pero se sospecha que los perros con pasajes nasales más grandes pueden estar en mayor riesgo, y los perros con narices pigmentadas leves están en riesgo. Pasar mucho tiempo al sol también puede aumentar el riesgo.

 

Síntomas y tipos
 

Este tumor progresa lentamente, a menudo comienza como una costra superficial y una costra.
Disminución del aire a través de la nariz (es decir, más respiración por la boca)
Estornudos y estornudos hacia atrás (es decir, respiraciones internas repentinas e involuntarias)
Hemorragias nasales (epistaxis)
Secreción nasal
Inflamación del área afectada, incluida la hinchazón del ojo, pérdida de la vista
Deformidad facial
Lágrimas excesivas de los ojos (epífora).
Signos neurológicos (por presión en el cerebro): convulsiones, desorientación, cambios de comportamiento
 

Causas
 

Exposición a luz solar excesiva
Ausencia de pigmento protector.
Exposición a inhalantes tóxicos
 

Diagnóstico
 

Deberá darle a su veterinario un historial médico completo de la salud de su perro y la aparición de los síntomas. Su veterinario realizará un examen físico con pruebas de laboratorio completas, que incluyen análisis de sangre completos, perfiles bioquímicos y análisis de orina. Los resultados de estas pruebas suelen ser normales en los pacientes afectados. Si bien rara vez se observa metástasis en los pulmones, su veterinario puede tomar radiografías torácicas para evaluar si hay metástasis en los pulmones. Otras afecciones que su médico buscará son enfermedades dentales, aspergilosis, rinitis bacteriana, objetos extraños (como un awn de plantas) y parásitos (como ácaros).

 

Para realizar un diagnóstico adecuado, su veterinario deberá tomar muestras de tejido y líquidos del área afectada. Su veterinario también tomará muestras de los ganglios linfáticos para detectar si se está produciendo metástasis. Las imágenes de resonancia magnética (IRM) y la tomografía computarizada (TC) pueden proporcionar más información sobre la extensión del tumor, así como para ayudar en la resección quirúrgica del tumor.