Alcalosis metabólica en perros

Alcalosis metabólica en perros

Alcalosis metabólica en perros
 

Existe un delicado equilibrio de ácido y álcali en la sangre, y el bicarbonato sirve para mantener el delicado equilibrio de ácido y álcali en la sangre, también conocido como equilibrio del pH, que se mantiene principalmente en los pulmones y los riñones. La alcalosis metabólica en perros puede ocurrir cuando los niveles de bicarbonato (HCO3) aumentan a niveles anormalmente altos en la sangre. Las enfermedades que afectan el riñón y las funciones del tracto gastrointestinal suelen estar implicadas en la alteración del equilibrio ácido y alcalino en la sangre. Aunque debe señalarse que la alcalosis metabólica es un fenómeno secundario y alguna otra enfermedad subyacente suele ser la responsable de este problema. La alcalosis metabólica puede ocurrir en perros de cualquier raza, tamaño, edad o género.

 

Síntomas y tipos
 

Los síntomas generalmente están relacionados con la causa subyacente de la alcalosis metabólica. Los síntomas generales relacionados con la alcalosis metabólica incluyen:

 

Debilidad
Latidos irregulares
Ileus (detención completa de movimientos intestinales)
Espasmos musculares
Deshidración
Convulsiones (raras)
 

Causas
 

Vómito
Administración oral de álcali, como bicarbonato.
Administración de fármacos que aumentan el flujo de salida de la orina, lo que provoca la pérdida de más ácido
Hipoalbuminemia (disminución del nivel de albúmina - una proteína en la sangre))
Enfermedades que afectan la secreción de bicarbonato a través de los riñones, lo que resulta en la retención de más álcali de lo que normalmente se requiere
 

Diagnóstico
 

Después de realizar un historial completo de la salud de su perro, incluida una línea de tiempo sobre cómo y cuándo comenzaron los síntomas, su veterinario realizará un examen físico a su perro. El siguiente paso será realizar pruebas de laboratorio para verificar los niveles de ácido y álcali en los diferentes fluidos corporales. Se realizará un perfil sanguíneo completo, que incluye un perfil químico de sangre, un hemograma completo y un análisis de orina. El análisis de gases en sangre también es muy útil en el diagnóstico de alcalosis metabólica. Las pruebas de laboratorio generalmente proporcionan información suficiente para que su veterinario pueda confirmar un diagnóstico.