¿Pueden los perros comer fresas?

¿Pueden los perros comer fresas?

¿Pueden los perros comer fresas? La respuesta breve es sí, los perros pueden comer fresas, pero hay algunas cosas que debe saber antes de alimentar a su perro con fresas. Las fresas están llenas de nutrientes saludables que son buenos para los perros, pero como cualquier cosa buena, se disfrutan mejor con moderación. Las fresas no son tóxicas ni venenosas para los perros, pero sí contienen azúcar y demasiadas fresas pueden causar malestar estomacal. Siempre pregunte a su veterinario antes de compartir alimentos humanos con sus perros, incluidas las fresas, ya que los perros con ciertas condiciones médicas pueden no ser capaces de manejarlos. Esto es lo que debe saber sobre la alimentación de fresas a los perros.

¿Cómo son las fresas buenas para los perros?

Las fresas son dulces y deliciosas, y la mayoría de los perros las adorarán a veces, especialmente durante los meses cálidos cuando están en temporada. Las fresas contienen fibra, que es buena para la digestión, y Omega-3, que es bueno para la salud de la piel y el pelaje. También son una buena fuente de vitaminas C, B1, B6 y K, así como de potasio, yodo, magnesio y ácido fólico. Esta es una fruta que no solo es deliciosa, sino que también le dará a tu perro un impulso saludable.

¿Cuándo son malas las fresas para los perros?

Demasiado de algo bueno nunca es algo bueno. Las fresas contienen azúcar, que algunos perros tienen problemas para manejar. Cualquier perro que come demasiadas fresas puede tener un malestar estomacal y sufrir algún malestar gastrointestinal. Lo mejor es ceñirse a la moderación, y siempre debe preguntarle a su veterinario o nutricionista acerca de las porciones adecuadas para su perro en particular. Si tienes un jardín de fresas, controla el acceso de tu perro y asegúrate de que no estén comiendo demasiadas fresas. Si usa pesticidas o herbicidas, no permita que su perro coma esas fresas. Las fresas enlatadas o procesadas, los dulces que contienen fresas o los productos que contienen sabores artificiales de fresa no son buenos para los perros. Por lo general, contienen exceso de azúcar, jarabe, edulcorantes, conservantes y productos químicos, y en ocasiones incluso chocolate o xilitol, que son tóxicos para los perros. Si su perro come estos alimentos, pueden necesitar un viaje al veterinario de emergencia. Como con casi todos los alimentos, existe el riesgo de que su perro tenga una reacción alérgica a las fresas. En raras ocasiones, esto puede llevar a una anafilaxia, una afección potencialmente mortal. Si observa signos de una reacción alérgica en su perro, como hinchazón, tos, estornudos, urticaria, dificultad para respirar u otros síntomas, deje de darle fresas a su perro y consulte a su veterinario de inmediato.  

¿Cómo debe alimentar a su perro con fresas?

Siempre pregúntele a su veterinario antes de compartir alimentos humanos con su perro. Algunos perros tienen afecciones médicas que pueden empeorar con las fresas, y siempre debe preguntarle a su veterinario o nutricionista sobre los tamaños de ración adecuados para su perro. Si obtiene el visto bueno para alimentar a su perro con fresas, asegúrese de darle fresas orgánicas frescas que no hayan sido tratadas con conservantes, pesticidas o herbicidas, y enjuáguelos bien. Las fresas son bastante suaves y pequeñas, por lo que el riesgo de asfixia es mínimo, pero es posible que desee cortarlas o machacarlas, especialmente para perros pequeños. Puede mezclarlos con la comida de su perro para obtener un regalo especial, utilizarlos como recompensa durante el entrenamiento o congelarlos para un refrigerio refrescante de verano. También se pueden mezclar o mezclar con otras frutas saludables para un buen batido o ensalada de frutas, pero una vez más, es mejor preguntarle a su veterinario antes de compartir alimentos humanos adicionales con su cachorro.

¿Tu perro alguna vez come fresas? ¿Tienes alguna receta de golosinas de fresa para tu perro? Háganos saber en los comentarios a continuación!