Hepatomegalia en perros

Hepatomegalia en perros

Hepatomegalia en perros
 

El término hepatomegalia se usa para describir un hígado anormalmente agrandado. A menudo, debido a ciertas enfermedades y afecciones que pueden afectar directa o indirectamente el funcionamiento del hígado, el órgano del hígado puede aumentar de tamaño y tomar una enfermedad propia.

 

Síntomas y tipos
 

Los cachorros normalmente tienen hígados más grandes con respecto a su masa corporal en comparación con los perros adultos. Sin embargo, la hepatomegalia se diagnostica con mayor frecuencia en perros mayores. Dependiendo de la causa subyacente, la ampliación puede afectar a todo el hígado o solo a una parte. Por ejemplo, las infecciones y / o la inflamación pueden llevar a un agrandamiento simétrico generalizado del hígado, mientras que los tumores, las hemorragias, los quistes o la rotación del lóbulo hepático pueden llevar a un agrandamiento asimétrico o focal. Es decir, solo una parte del hígado puede estar agrandada.

 

Los síntomas pueden variar dependiendo de la causa. El agrandamiento del abdomen es el síntoma más observado. En el examen, su veterinario encontrará un hígado agrandado o una masa palpable en el área abdominal. La masa generalmente se observa detrás de la caja torácica e incluso puede ser visible a simple vista. Sin embargo, en los perros obesos es difícil detectar un hígado agrandado en el examen físico.

 

Causas
 

Acumulación extra de sangre cerca del hígado.
Hepatitis (infección del hígado)
Enfermedad hepática crónica (cirrosis)
Obstrucción en el flujo sanguíneo que pasa por el hígado.
Enfermedad cardiaca y fallo
Neoplasia hepática
Enfermedad del gusano del corazón
Rotación del lóbulo hepático alrededor de su eje.
Hernia diafragmática (hernia resultante de la protrusión de parte del estómago a través del diafragma)
Deposición anormal de productos metabólicos dentro del tejido hepático.
Acumulación de grasa en el tejido hepático.
Tumor que afecta el páncreas
Absceso hepático
Quiste hepatico
Toxicidad de drogas
 

Diagnóstico
 

Deberá proporcionar un historial detallado de la salud, el inicio y la naturaleza de los síntomas de su perro, y los posibles incidentes que podrían haber llevado a esta condición. Su veterinario realizará un examen físico completo para evaluar todos los sistemas del cuerpo, y se realizará un perfil completo de sangre, incluido un perfil químico de sangre, un hemograma completo y un análisis de orina. Los resultados de las pruebas de laboratorio de rutina son muy variables dependiendo de la causa subyacente del agrandamiento del hígado. El hemograma completo puede revelar anemia, glóbulos rojos esféricos anormales (esferocitos), glóbulos rojos alterados (esquistocitos), glóbulos rojos con manchas debido a la acumulación de hemoglobina (cuerpos de Heinz), presencia de parásitos con glóbulos rojos, sangre blanca inmadura células (blastocitos) en la sangre, glóbulos rojos con núcleo y número anormalmente bajo o alto de plaquetas (células diminutas utilizadas en la coagulación de la sangre). El perfil bioquímico puede mostrar niveles anormalmente altos de enzimas hepáticas y un nivel alto de colesterol. Las pruebas adicionales pueden incluir el perfil de coagulación de la sangre, ya que las anomalías en la coagulación de la sangre son comunes en pacientes con compromiso hepático. Su perro también puede ser examinado para detectar la presencia de la enfermedad del gusano del corazón.

 

Las radiografías abdominales pueden mostrar un hígado agrandado con márgenes redondeados, o un estómago y riñones desplazados. Las radiografías de tórax pueden ayudar a determinar cualquier metástasis de un tumor en la cavidad torácica, y también mostrarán enfermedades relacionadas con el corazón y los pulmones. La ecografía abdominal se puede usar para ver más detalles en la cavidad abdominal, revelando cambios en el tamaño del hígado y el contorno de la superficie, así como la presencia de una enfermedad concurrente. La ecografía abdominal también ayudará a discriminar los tipos difusos o localizados de agrandamiento del hígado. Se pueden utilizar pruebas de diagnóstico más avanzadas, como la electrocardiografía y la ecocardiografía, para evaluar la estructura y las funciones del corazón.

  

Si se observan o sospechan tumores, su veterinario querrá tomar una muestra de tejido hepático para confirmar su naturaleza benigna o maligna, pero incluso sin un tumor presente, una muestra de tejido puede ser útil para determinar la causa, la gravedad y el estadio. de la enfermedad hepática. Las muestras se enviarán al laboratorio para realizar cultivos microbianos y, en caso de infección, el cultivo de la muestra ayudará a determinar el tipo de microorganismo involucrado para que puedan recetarse los medicamentos adecuados.