Hepatopatía diabética en perros

Hepatopatía diabética en perros

Hepatopatía diabética en perros
 

La hepatopatía diabética es una enfermedad del hígado que hace que se desarrollen lesiones en el hígado. Se asocia con diabetes mellitus y, por razones desconocidas, este tipo de enfermedad hepática también se asocia con lesiones en la piel. Una de las posibilidades puede ser un vínculo con el sistema metabólico y un cambio en los sistemas orgánicos.

 

Esta es una enfermedad relativamente poco frecuente y no hay una raza que esté más dispuesta que otras, pero tiende a afectar predominantemente a perros machos que son de mediana edad a mayores.

 

Síntomas y tipos
 

Inicio repentino
Pérdida de peso
Letargo
Micción frecuente y beber
Piel amarillenta y / o blanco amarillento de los ojos.
Sin apetito
Diarrea
Vómito
A veces la cojera
Puede haber algunas señales
Sin energía, mala condición corporal, pies y codos dolorosos que dificultan que su perro se pare y se acueste
Anomalías de la piel
 

Causas
 

Una deficiencia de aminoácidos (los componentes básicos de las proteínas) ayuda a desempeñar un papel en la enfermedad de la piel de su mascota
Deficiencia de zinc
Deficiencia de ácidos grasos
Deficiencia de niacina
Posiblemente demasiado glucagón secretado por el páncreas (una hormona que descompone la energía almacenada en el hígado)
Nivel alto de azúcar en la sangre - resistencia a la insulina
Ingestión de fármacos anticonvulsivos.
Tragar toxinas fúngicas.
 

Diagnóstico
 

Deberá proporcionar un historial completo de la salud de su perro y la aparición de los síntomas. Las pruebas estándar incluirán un perfil químico en sangre, hemograma completo, análisis de orina y panel electrolítico. Se tomará una biopsia de piel para análisis de laboratorio.

 

Usando los resultados del análisis de sangre, su veterinario podrá determinar qué tan avanzada está la enfermedad. El hemograma completo (CSC) puede mostrar una anemia regenerativa leve, y el perfil bioquímico puede mostrar un alto nivel de enzimas hepáticas y bajos aminoácidos.

 

Si el hígado está gravemente comprometido, se observarán cristales característicos en la orina (cristaluria). Las radiografías abdominales se pueden usar para buscar agrandamiento del hígado y, en algunos casos, pueden mostrar un derrame (un escape de líquido del órgano). Una ecografía abdominal es ideal para visualizar el hígado con más detalle y para buscar una posible masa pancreática. La ecografía puede mostrar lesiones nodulares, una apariencia de queso suizo o una forma irregular a lo largo del borde del hígado. Su médico puede decidir realizar una biopsia de hígado, pero este procedimiento puede complicar aún más el diagnóstico o la afección, ya que los perros afectados no se curan bien del procedimiento.