Osteomielitis en perros

Osteomielitis en perros

Osteomielitis en perros
 

La inflamación del hueso o de la médula ósea ocurre con mayor frecuencia debido a infecciones bacterianas, pero también aparece raramente como una infección por hongos. Este tipo de infección se conoce como osteomielitis. La inflamación puede deberse a una infección aguda (repentina) oa una infección crónica. Las infecciones de otras áreas del cuerpo pueden llegar a los huesos o la médula ósea a través del torrente sanguíneo, o la infección puede provenir de otra infección que se encuentra cerca del hueso. Otra causa común de estas infecciones son los accidentes en el camino o las lesiones que afectan el hueso y los tejidos blandos. Los pacientes que se han sometido a implantes quirúrgicos u otras cirugías óseas también pueden adquirir una infección posterior.

 

Síntomas y tipos
 

Cojera episódica
Úlceras persistentes
Fiebre
Letargo
Debilidad
Dolor de extremidades
Pérdida de musculatura
Hinchazón de las extremidades
 

Causas
 

Trauma
Fracturas
Post cirugía
Implante articular protésico.
Herida de bala
Heridas por mordeduras y garras
Infecciones sistémicas que llegan a los huesos.
 

Diagnóstico
 

Deberá proporcionar un historial completo de la salud de su perro, el inicio de los síntomas y los posibles incidentes que podrían haber conducido a esta afección. La historia que proporcione puede darle a su veterinario una idea de si esta condición es aguda o crónica. Si la infección no se diagnosticó durante un período de tiempo prolongado, la presencia de un nuevo crecimiento de hueso en el sitio del hueso infectado será una indicación de su duración.

 

Su veterinario realizará un examen físico completo en su perro, incluido un perfil químico de sangre, un hemograma completo (CBC) y un análisis de orina. Los resultados de este trabajo de laboratorio generalmente revelarán una infección subyacente y el nivel de respuesta del sistema inmunitario a una infección existente. Si se sospecha una infección por hongos, es posible que se requieran pruebas especiales para aislar e identificar el organismo causante de hongos. Las radiografías de los huesos afectados pueden mostrar evidencia de infecciones crónicas, con cambios en la estructura ósea. Los cambios pueden presentarse como reabsorción ósea, ensanchamiento de la brecha de fractura y otras anomalías similares.

 

Las imágenes de ultrasonido le darán a su veterinario una mejor vista de los huesos, que pueden mostrar acumulaciones de pus en el hueso. Luego, el médico podrá utilizar el ultrasonido para tomar una muestra de líquido y pus del sitio de la infección para su posterior análisis de laboratorio y cultivo. Una vez que el cultivo haya aislado el organismo específico que está causando la infección, su médico sabrá el curso a seguir para erradicar la bacteria.

 

En algunos casos, se puede realizar una biopsia quirúrgica del hueso para una confirmación adicional. En caso de infecciones sistémicas, su veterinario recolectará una muestra de sangre y cultivará el organismo causante dentro de la muestra para encontrar los antibióticos más adecuados para el tratamiento.