Los perros comen manzanas?

Los perros comen manzanas?

¿Pueden los perros comer manzanas? La respuesta breve es sí, los perros pueden comer manzanas, pero hay algunas cosas que debes saber antes de alimentar a tu perro con manzanas. Las manzanas están llenas de nutrientes que pueden ser beneficiosos para la salud de su perro, pero hay algunos peligros a tener en cuenta, como los núcleos y las semillas de las manzanas. Al igual que con cualquier cosa buena, la moderación es la clave, ya que demasiadas manzanas pueden causar malestar gastrointestinal en los perros. Si sirve manzanas a su perro de manera correcta y segura, a veces son saludables, golosinas que pueden ser muy refrescantes y sabrosas. Siempre debe preguntarle a su veterinario antes de darle a su perro alimentos para humanos, incluyendo manzanas. Esto es lo que debe saber sobre alimentar manzanas a los perros.
¿Cómo son buenas las manzanas para los perros? Las manzanas pueden ser un refrigerio asequible y bajo en calorías, lleno de valiosos nutrientes que son buenos para los perros, convirtiéndolos en una gran opción como refrigerio o recompensa durante el entrenamiento, siempre y cuando se sirvan con moderación. Las manzanas son bajas en proteínas y altas en fibra, lo que puede ser bueno para la salud digestiva y puede hacer que sean una buena opción para los perros que tienen dietas restrictivas que no permiten altas en proteínas y grasas. Esto es especialmente útil para perros mayores o perros con ciertas enfermedades. Las manzanas también son una buena fuente de vitaminas A, C y K, así como de calcio y fósforo. Los antioxidantes contenidos en estas frutas pueden ayudar a prevenir el cáncer y reducir los síntomas de la enfermedad articular. Comer manzanas también puede mejorar la salud dental y la respiración de los perros.

¿Cuándo son malas las manzanas para los perros? Las principales cosas a tener en cuenta cuando se alimenta manzanas a los perros son las semillas y los núcleos. Las semillas de manzana contienen pequeñas cantidades de cianuro, que es tóxico. Probablemente tomaría unas cuantas semillas para resultar en cualquier tipo de envenenamiento por cianuro, y si su perro traga algunas semillas, no es probable que cause daño. Aun así, no es necesario arriesgar la salud de su perro, por lo que simplemente elimine las semillas antes de alimentar a su perro con las manzanas. Algunos sugieren que los tallos de las manzanas también pueden ser peligrosos, por lo que es mejor quitar los tallos también. El corazón de la manzana es muy firme y difícil de masticar para la mayoría de los perros. Puede presentar peligro de asfixia o, en caso de ingestión, causar un bloqueo gastrointestinal. Las manzanas contienen azúcar, por lo que deben servirse con moderación. El contenido de azúcar puede ser un problema para los perros que sufren de cáncer o diabetes, que es otra razón por la que es importante preguntarle a su veterinario antes de darle manzanas a su perro. Además, demasiadas manzanas pueden causar malestar estomacal o diarrea, incluso en perros sanos. Los productos o productos con sabor a manzana que contienen manzanas a menudo contienen azúcar, sabores artificiales o productos químicos que son dañinos para los perros. Siempre lea las etiquetas antes de alimentar a su perro con cualquier cosa que contenga manzanas y evite azúcares añadidos, edulcorantes artificiales como xilitol o ingredientes con los que no esté familiarizado, ya que pueden ser tóxicos. Lo mejor es elegir manzanas orgánicas, ya que muchas de las manzanas que encuentras en el supermercado están cubiertas con sustancias que las hacen parecer más brillantes. Lave las manzanas que compre, ya que pueden contener herbicidas o pesticidas. Como la mayoría de los alimentos, existe cierto riesgo de que su perro sea alérgico a las manzanas. En raras ocasiones, una reacción alérgica puede provocar anafilaxis, una afección potencialmente mortal. Si observa signos de una reacción alérgica en su perro, como tos, estornudos, hinchazón, urticaria, dificultad para respirar u otros síntomas, deje de servir las manzanas de su perro y comuníquese con su veterinario de inmediato. ¿Cómo debe alimentar manzanas a su perro? Siempre pregúntele a su veterinario antes de compartir comida humana con sus perros. Algunos perros tienen condiciones médicas que pueden empeorar al consumir manzanas. Una vez que tenga el visto bueno de su veterinario, asegúrese de lavar las manzanas que planea servir a su perro, retire los tallos, las semillas y los núcleos de las manzanas, y córtelas en rodajas del tamaño de un bocado.

Hay muchas formas de servir manzanas a los perros. Se pueden congelar y servir como refrigerio refrescante de verano. Las manzanas se pueden mezclar con la comida de su perro para un dulce, se pueden romper en un puré de manzana casero, o se pueden mezclar con otras frutas saludables para hacer un batido sabroso. Hay un montón de recetas de perros en línea que incluyen manzanas, así que pruebe algunas y vea lo que le gusta a su perro