Enfermedad intestinal inflamatoria (EII) en perros

Enfermedad intestinal inflamatoria (EII) en perros

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) ocurre cuando el estómago y / o el intestino de un perro se convierte en el hogar de un número inusualmente alto de células inflamatorias. Estas células causan cambios en el revestimiento del tracto digestivo, que inhiben la absorción y el paso normales de los alimentos.

Es importante tener en cuenta que aunque algunos de los síntomas pueden ser similares, la EII no es lo mismo que el síndrome del intestino irritable, que es causado por el estrés psicológico en lugar de una anomalía fisiológica.

¿Qué causa la EII?
La causa de la enfermedad inflamatoria intestinal no se conoce bien. De hecho, los veterinarios no están seguros de que la EII sea técnicamente una enfermedad, podría ser la respuesta defensiva del organismo a otras afecciones. Cualquier número de variables puede contribuir al desarrollo de la EII en perros, incluidas las genéticas, las alergias alimentarias, los parásitos, las bacterias o un sistema inmunitario anormal. A menudo puede ser difícil determinar la causa subyacente exacta de la EII en un animal individual, por lo que un veterinario puede basar la atención futura en cómo una mascota responde a diferentes tratamientos.

¿Cuáles son los síntomas generales de la EII?
El vómito crónico es un signo común si la inflamación está afectando el estómago y / o la parte superior del intestino de un perro. La diarrea a largo plazo que puede contener sangre o moco puede deberse a la inflamación del colon. Los signos clínicos pueden aparecer y desaparecer y, en ocasiones, todo el tracto gastrointestinal está afectado. Un perro también puede perder el apetito, parecer melancólico, tener fiebre o perder peso.


¿Cómo se diagnostica la EII?
Su veterinario puede sospechar EII después de evaluar los síntomas de su perro, pero la única forma definitiva de diagnosticar la enfermedad inflamatoria intestinal es mediante una biopsia. Esto generalmente se realiza solo después de que se descartan otras afecciones que podrían estar causando los síntomas del perro, como parásitos o enfermedades de órganos. La biopsia puede revelar la cantidad y el tipo de células inflamatorias en la pared intestinal.

El análisis de sangre, las radiografías, la ecografía y el examen fecal microscópico a menudo se recomiendan antes de realizar una biopsia gastrointestinal.
 

¿Qué perros son propensos a la EII?
Si bien cualquier perro puede tener EII, las razas que parecen ser particularmente propensas son los basenjis, los terriers de trigo de pelaje blando, los shar-peis y los pastores alemanes.

¿Cómo se trata la EII?
No existe una cura para la EII; solo se puede controlar a través de la modificación de la dieta y los medicamentos recetados por su veterinario. Encontrar la combinación correcta que funcione para cada animal generalmente implica un poco de prueba y error. Es importante ser paciente durante este proceso y trabajar en estrecha colaboración con su veterinario para que se puedan realizar las modificaciones necesarias en la rutina del tratamiento. La buena noticia es que algunos perros finalmente pueden dejar de tomar medicamentos todos los días y pueden necesitarlos solo durante los episodios malos.

¿Cuándo es hora de ver al veterinario?
Consulte a su veterinario si su perro tiene diarrea crónica o vómitos, o experimenta pérdida de peso, pérdida de apetito o letargo inusual.