Las infecciones de oído en los perros   y dificultades como vomito y diarrea

Las infecciones de oído en los perros y dificultades como vomito y diarrea

Nuestros perros son compañeros fieles, y dependen de nosotros para un buen cuidado. Para ayudar a su amigo canino a vivir una vida saludable, debe conocer algunos de los problemas de salud más comunes que enfrentan los perros, sus signos y qué puede hacer al respecto.

Los perros y las infecciones del oído
Las infecciones de oído son un problema de salud canino común y pueden ser causadas por alergias, levaduras, ácaros del oído, bacterias, crecimiento de cabello en el canal auditivo y más. Los síntomas que su perro puede tener con una infección de oído incluyen:

Sacudir la cabeza o inclinar la cabeza
Olor de oreja
Rasguño vigoroso
Falta de equilibrio
Movimientos inusuales de los ojos de un lado a otro
Enrojecimiento del canal auditivo.
Hinchazón de la porción externa de la oreja.
Secreción marrón, amarilla o sanguinolenta.
Siempre lleve a su perro al veterinario si cree que tiene una infección en el oído. En la mayoría de los casos, la limpieza y la medicación del canal auditivo eliminarán rápidamente una infección. Sin embargo, la cirugía puede ser necesaria para infecciones crónicas o si un movimiento fuerte de la cabeza provoca la ruptura de un vaso dentro de la parte externa de la oreja.

Lea más sobre las infecciones de oído en los perros.

Perros y gusanos
Las tenias, los gusanos redondos, los anquilostomas y los gusanos látigo son parásitos internos comunes en los perros. Y aunque cualquier infestación de gusanos puede hacer que su perro se sienta incómodo, algunos, como los anquilostomas, pueden ser fatales en los cachorros. Las señales de que su perro puede tener gusanos incluyen:

Diarrea (puede ser sangrienta)
Pérdida de peso
Un cambio en el apetito.
Una capa áspera y seca.
Scooting en su parte inferior
Vómitos (con gusanos redondos en particular)
Una mala apariencia general
La mejor manera de diagnosticar un problema de gusano es con una visita al veterinario. El tratamiento depende del tipo de gusano que tenga su perro, pero generalmente incluye un medicamento oral y puede requerir seguimiento. No intente tratar los gusanos usted mismo: un medicamento que mata a los gusanos redondos, por ejemplo, no mata a las tenias.

Leer más sobre gusanos en perros.

Cuando las pulgas encuentran a tu perro
Solo se necesitan tres semanas para que una pulga se convierta en una infestación de 1,000 insectos que pican. Un problema de salud canina muy común, las pulgas son fáciles de recoger para su perro, pero también son fáciles de tratar. Las señales de que su perro puede tener pulgas incluyen:

Rascarse excesivamente, lamer o morder la piel
Perdida de cabello
Puntos calientes
Dermatitis alérgica (respuesta alérgica causada por contacto)
Tenias (que son transportadas por las pulgas)
Suciedad de pulgas (se ve como pequeños puntos negros) contra la piel de su perro
Sin tratamiento, las pulgas no solo hacen que su perro se sienta muy incómodo, sino que también pueden causar reacciones alérgicas, infecciones e incluso provocar anemia por pérdida de sangre.

Hable con su veterinario sobre el medicamento para pulgas adecuado para su perro, que puede incluir collares, medicamentos orales, champús, aerosoles o líquidos tópicos.

Cómo ayudar a los puntos calientes en tu perro
Se les conoce comúnmente como puntos calientes, pero el término médico para las áreas rojas descubiertas, inflamadas que se ven en los perros es dermatitis aguda aguda, una infección bacteriana de la piel. Cualquier cosa que irrite la piel de su perro lo suficiente para rascarlo o masticarlo puede provocar el dolor y la picazón de los puntos calientes, que, si no se tratan, pueden crecer rápidamente.

La ubicación de un punto caliente puede ayudar a su veterinario a diagnosticar su causa. Las pulgas, por ejemplo, pueden ser la fuente de un punto caliente en la cadera, mientras que un punto caliente en la oreja podría indicar problemas en el oído.

El tratamiento de los puntos calientes puede implicar afeitarse y limpiar el área irritada, los antibióticos, los medicamentos antiinflamatorios (AINE), los esteroides o los medicamentos tópicos, según la gravedad de los puntos y el dolor en que se encuentre su perro.

Problema común de salud del perro: vómitos
El vómito es un problema común de salud del perro, con docenas de posibles causas, desde infecciones o parásitos intestinales hasta pancreatitis, insuficiencia renal, insolación, una obstrucción en el estómago o el intestino o envenenamiento.

Los síntomas son básicos: agitación abdominal y babeo causados ​​por náuseas. Si su perro también tiene diarrea, sangre en el vómito, parece letárgico, continúa vomitando o no puede retener líquidos, póngase en contacto con su veterinario de inmediato para evitar una deshidratación que ponga en peligro la vida.

El tratamiento depende de lo que causa la angustia de un perro, y puede incluir terapia de fluidos, medicamentos para controlar los vómitos y alimentos caseros como pollo sin piel bien cocido, papas hervidas y arroz.

Diarrea del perrito
La diarrea en los perros, al igual que con los vómitos, puede tener muchas causas, como el estrés, infecciones como el virus de parvo, parásitos intestinales y problemas alimentarios.

Los síntomas de diarrea son bastante obvios: busque heces sueltas, acuosas o líquidas.

Debido a que la diarrea puede conducir fácilmente a la deshidratación, asegúrese de que su perro tenga suficiente agua limpia disponible, luego lleve a su perro al veterinario si la diarrea persiste durante más de un día, o inmediatamente si también hay fiebre, letargo, vómitos, oscuridad o sangre. Heces fecales, o pérdida del apetito.