Creo que mi perro tiene autismo: 3 señales importantes (pero deja de preocuparte)

Creo que mi perro tiene autismo: 3 señales importantes (pero deja de preocuparte)

El autismo canino se ha convertido en uno de los debates más intrigantes del mundo de los perros en los últimos años. Algunos campamentos lo reconocen como una condición de buena fe. Otros son reacios a etiquetar el comportamiento autista como autismo. Mientras que la semántica está en debate, hay muchas razones para creer que el autismo de perro existe.

 

El caso científico del autismo

 

El estudio científico actual sobre el cerebro de los perros ha concluido que el autismo puede existir a nivel canino. Creen que la condición se debe a la falta de neuronas espejo en la mente canina. También se cree que la afección es rara, lo que puede ser la razón por la cual la mayoría de los veterinarios prefieren referirse a la condición como un comportamiento disfuncional canino en oposición al autismo directo.

Los estudios también concluyen que la condición es idiopática, lo que significa que su causa es desconocida. También se ha determinado que la condición es congénita, lo que significa que los perros nacen con ella y no pueden desarrollarla con el tiempo. Esta última determinación alimenta la creencia de que la condición es algo que un perro puede heredar de un padre u otro pariente.

Además, ha habido estudios que indican que un perro puede heredar el autismo si sus padres han estado expuestos a diferentes toxinas. Los estudios también apuntan a los padres que recibieron vacunas innecesarias como una posible causa de la enfermedad. Estos estudios particulares se relacionan con la noción predominante de que la vacunación excesiva de un perro puede ser una práctica peligrosa .

 

¿Cómo puedo saber si mi perro es autista?

 

Podría ser un desafío difícil averiguar si tu amigo de cuatro patas tiene autismo. Los síntomas de la condición son principalmente conductuales, incluidas las acciones que pueden parecer obsesivas / compulsivas por naturaleza. Por ejemplo, puede ver un comportamiento intrincado y ritual de su perro que se repite a sí mismo como una rutina diaria.

 

Problemas de comportamiento que podrían ser signos de autismo en perros

 

Algunos de los otros indicadores detrás del autismo canino son notablemente similares a los síntomas que tradicionalmente marcan el autismo en los seres humanos. Estos síntomas están presentes al nacer, lo que no es sorprendente ya que la condición es congénita. Sin embargo, es posible que no sean reconocibles o pronunciados hasta que el perro crezca.

La interacción social incómoda puede ser un indicador principal del autismo canino. Esta sensación de incomodidad y malestar puede manifestarse con otros perros o incluso con su dueño. Las señales de advertencia asociadas con este síntoma incluyen la retirada de las interacciones sociales y la falta de voluntad de acudir a usted.

Un perro que no expresa adecuadamente las emociones también podría ser un signo predominante de autismo. Este no es un rasgo universal de los perros autistas, pero algunos perritos que tienen la afección no podrán comunicarse con usted de manera sucinta, estén felices, tristes, asustados o emocionados. En algunos casos, podrían simplemente permanecer estoicos y sin emociones.

Un perro autista también puede tener problemas para mostrar signos de entusiasmo o energía durante largos períodos de tiempo. Mientras que todos los perros se cansan, los perros que tienen autismo pueden no "rebotar" con una medida de energía después de una ronda de tiempo de inactividad notable. Esto puede ser algo más fácil para los propietarios detectar en razas que normalmente están marcadas por altos niveles de energía.

 

¿Hay algo que pueda hacer por mi perro si tiene autismo?

 

A partir de ahora, no hay cura para el autismo. Sin embargo, si sospecha que su perro sufre de autismo canino, querrá llevar a su perro al veterinario para un examen. Mientras que su veterinario puede ser reacio a referirse a la condición como autismo, es posible que pueda recomendarle varias terapias o tratamientos que podrían ayudarlo a vivir cómodamente con su condición.

E incluso si tu perro no puede expresar las emociones tan bien, es importante que todavía lo llenes de amor y atención. Es posible que no puedan devolver el favor per se, pero tenga la seguridad de que su afecto los hará sentir seguros y a salvo, lo cual es de suma importancia para un perro con autismo canino. También debe mantener al mínimo los cambios en la vida o rutina de su perro, ya que pueden hacer frente a las alteraciones de manera suficiente.

Es duro, pero noble

Ser dueño de un perro autista puede ser difícil y estar maduro con desafíos únicos. Sin embargo, también es un acto bastante noble de amabilidad centrada en el canino. Sobre todos los desafíos que surgen en esta situación, sepa que está brindando amor a un perro que necesita afecto, algo que hace que valga la pena ser dueño de un perro tan especial.