Cáncer de riñón (adenocarcinoma) en perros

Cáncer de riñón (adenocarcinoma) en perros

Adenocarcinoma renal en perros
 

El adenocarcinoma de los riñones es una neoplasia rara en los perros, que representa menos del uno por ciento de todas las neoplasias reportadas en perros. De forma similar a otros carcinomas, cuando se produce un adenocarcinoma de riñón, generalmente afecta a los perros que tienen más de ocho años. No hay predisposición de raza en perros para este tipo de tumor.

 

Al igual que otros adenocarcinomas, el adenocarcinoma del riñón es muy agresivo, afecta generalmente a ambos riñones y crece rápidamente y se metastatiza a otras partes y órganos del cuerpo. Otra versión del adenocarcinoma renal, conocida como cistadenocarcinoma, es menos agresiva y tiene un mejor pronóstico a largo plazo. Este último tipo de carcinoma es más común en los pastores alemanes que en otras razas.

 

Síntomas y tipos
 

Los síntomas son en su mayoría no específicos e incluyen:

 

Pérdida gradual de peso
Poco apetito
Bajo nivel de energía y letargo
Sangre en la orina
 

Causas
 

Se desconoce la causa exacta del adenocarcinoma de riñón
El cistadenocarcinoma es una neoplasia hereditaria en los pastores alemanes
 

Diagnóstico
 

Su veterinario necesitará un historial completo de la salud de su perro, incluido un historial de antecedentes de síntomas. El médico realizará un examen físico completo de su perro, que incluirá un recuento sanguíneo completo, un perfil bioquímico y un análisis de orina para descartar o confirmar otras causas de estos síntomas. El análisis de orina sigue siendo crucial en el diagnóstico de adenocarcinoma de riñones, ya que proporcionará pistas importantes para el diagnóstico final. Se determinará la presencia de sangre, proteínas y bacterias en la sangre, y se realizará un cultivo de orina para descartar cualquier causa infecciosa. Algunas veces las células tumorales también se ven en la orina, lo cual es suficiente para establecer un diagnóstico preliminar. Los diagnósticos adicionales incluyen imágenes de rayos X y ultrasonidos, que demostrarán la presencia, tamaño, ubicación y otra información importante con respecto al tumor. Si es necesario, su veterinario también tomará una pequeña muestra de tejido de los riñones (biopsia de riñón) para establecer un diagnóstico confirmatorio. En algunos casos, como último recurso, se puede requerir cirugía para tomar una muestra de la neoplasia para un diagnóstico definitivo.

 

Tratamiento
 

No existe un único tratamiento curativo para el adenocarcinoma renal, pero la cirugía se realiza en la mayoría de los casos. Se realiza una resección (extirpación) completa del tejido del carcinoma, junto con un poco de tejido normal. Existen algunos agentes quimioterapéuticos que también se pueden usar en algunos pacientes, pero la tasa de éxito es bastante baja. Los pacientes con insuficiencia renal u otras complicaciones serán tratados para prevenir una mayor agravación de los síntomas.

 
Vivir y administrar
 

Como aún no se dispone de un tratamiento definitivo, los perros con adenocarcinoma renal pueden tener solo unos pocos meses de vida, incluso si el tumor es pequeño y está bien localizado. Si se realiza una cirugía, su veterinario recomendará una serie de análisis de orina y sangre junto con radiografías para controlar el recrecimiento del tumor. Es de esperar un nuevo crecimiento, ya que los carcinomas se caracterizan por este comportamiento. Los pacientes afectados generalmente tienen varias complicaciones, como insuficiencia renal, y necesitarán ser monitoreados regularmente. Durante este tiempo puede mejorar la calidad de vida de su perro manteniéndolo cómodo y protegiéndolo de situaciones estresantes. Siga las pautas de su veterinario, especialmente al administrar agentes quimioterapéuticos en casa. Muchos agentes quimioterapéuticos pueden ser peligrosos para su salud si no se manejan adecuadamente; consulte con su veterinario sobre las mejores prácticas de manejo.