Inclinación de cabeza, desorientación en perros

Inclinación de cabeza, desorientación en perros

Enfermedad vestibular idiopática en perros
 

Observar a un perro inclinando la cabeza con frecuencia es una indicación de que el perro se siente desequilibrado. La descripción médica de la inclinación de la cabeza implica inclinar la cabeza hacia cualquier lado del cuerpo, lejos de su orientación con el tronco y las extremidades. Es posible que parezca que el perro está tratando de evitar que se caiga o que se esfuerce por mantener una postura equilibrada.

 

Una causa común de inclinación de la cabeza en los perros son los trastornos del sistema vestibular, un sistema sensorial ubicado en el oído interno que proporciona la información necesaria para mantener el cuerpo en posición vertical y moverse con confianza. En esencia, el sistema vestibular "le dice al cuerpo dónde se encuentra en relación con la tierra, ya sea vertical, boca abajo, en movimiento, quieto, etc.

 

La inclinación de la cabeza también puede ocurrir de vez en cuando en perros ancianos, y puede no necesitar tratamiento médico, pero siempre es mejor que se revise la afección para detectar una afección subyacente más grave.

 

Síntomas y tipos
 

Postura anormal de la cabeza
Inclinación de la cabeza hacia cualquier lado
Tropezar, falta de coordinación (ataxia)
Constantemente cayendo
Movimientos oculares erráticos, aparente incapacidad para enfocar
Dando vueltas (girando en círculos)
Náuseas vómitos
 

Causas
 

Aunque se desconoce la causa subyacente de la enfermedad vestibular, los siguientes factores pueden contribuir a la afección:

 

Lesión en el oído
Enfermedad cerebral
Enfermedades metabólicas
Neoplasia (crecimiento anormal de tejido)
Deficiencias nutricionales (por ejemplo, deficiencia de tiamina)
Toxicidad (por ejemplo, uso de antibióticos tóxicos en el oído)
Infección del tracto respiratorio superior
Inflamación del canal auditivo central e interno debido a infección bacteriana, parasitaria u otro tipo de infección
 

 

Diagnóstico
 

Su veterinario realizará un examen físico completo completo, que incluirá un perfil químico sanguíneo, un conteo sanguíneo completo, un análisis de orina y un panel de electrolitos, y deberá proporcionar un historial detallado de la salud de su perro hasta el inicio de los síntomas. Los resultados de los análisis de sangre suelen ser normales, aunque pueden existir cambios dependiendo de si hay una enfermedad existente, como una infección. Se necesitarán más pruebas para diagnosticar enfermedades sistémicas subyacentes, como problemas de tiroides e infecciones.

 

Se evaluará el estado nutricional y tendrá que contar la dieta normal de su perro, junto con suplementos o alimentos adicionales que pueda alimentar a su perro. La deficiencia de tiamina, por ejemplo, puede ser el resultado del consumo excesivo de carnes y pescados crudos.

 

Para determinar si hay una infección en el oído, su veterinario examinará minuciosamente el canal auditivo y tomará una muestra del material presente en el canal auditivo para realizar más pruebas. Se pueden requerir herramientas de diagnóstico visual, rayos X, tomografía computarizada (TC) y resonancia magnética (IRM) para confirmar una enfermedad del oído medio. Otra prueba importante utilizada para diagnosticar esta enfermedad es un análisis del líquido cefalorraquídeo (LCR). (El líquido cefalorraquídeo es un líquido claro y acuoso que rodea y protege el cerebro y la médula espinal). Los resultados de un análisis de LCR son útiles en el diagnóstico de inflamación y / o infección en el cerebro. Una biopsia de hueso también se puede realizar es una prueba avanzada para confirmar la participación del hueso debido a un tumor o infección.

Tratamiento
 

En caso de enfermedad grave, es posible que su perro deba ser hospitalizado para recibir tratamiento y cuidados de apoyo. Se requiere terapia de reemplazo de líquidos en pacientes con déficits de líquidos debido a vómitos frecuentes. Estos pacientes no requieren una dieta especial, excepto en los casos en que existe alguna deficiencia nutricional. Por ejemplo, a menudo se requieren suplementos de tiamina en pacientes con inclinación de la cabeza debido a la deficiencia de tiamina.

 

En algunos casos, se requiere cirugía para tratar la enfermedad subyacente. Si hay una infección en el oído, su veterinario prescribirá antibióticos de amplio espectro que pueden ingresar y erradicar la infección en el cerebro y el oído medio.

 

Vivir y administrar
 

El pronóstico es muy variable dependiendo de la enfermedad subyacente. Si la inclinación de la cabeza se debe a la participación del oído, las posibilidades de recuperación completa son bastante altas. En algunos casos, la inclinación de la cabeza puede persistir. Llevarás a tu perro a tu veterinario para exámenes de seguimiento regulares. Siga estrictamente las pautas de tratamiento y administre los medicamentos en las dosis y el tiempo adecuados. La medicación incorrecta de su animal es uno de los accidentes más prevenibles con mascotas. Además, no use ningún medicamento propio o cualquier otro que no haya sido aprobado por su veterinario, especialmente en el oído, ya que puede complicar aún más los síntomas.