Retención de líquidos e hinchazón de los tejidos debido a la acumulación de linfa en los perros

Retención de líquidos e hinchazón de los tejidos debido a la acumulación de linfa en los perros

Linfedema en perros
 
 
El linfedema es un tratamiento médico en el que la retención localizada de líquidos y la hinchazón de los tejidos son causados ​​por un sistema linfático comprometido. El líquido acuoso, también conocido como linfa, contiene glóbulos blancos y circula a través del sistema linfático y generalmente se acumula en los espacios intersticiales, especialmente la grasa subcutánea.

 
 
 
Se han reportado formas congénitas de la enfermedad en bulldogs y poodles, así como también en Labrador retrievers y Old English sheepdogs.
 
 
 
Síntomas y tipos
 
 
La acumulación de líquido (edema) por lo general no es dolorosa y las fosas nasales; es decir, se desarrolla una depresión si se empuja la piel con un dedo (que finalmente desaparece si se produce fibrosis). La hinchazón de las extremidades, mientras tanto, está presente al nacer o se desarrolla en los primeros meses. La inflamación puede afectar a una o varias extremidades, y generalmente comienza al final de la extremidad y lentamente se mueve hacia arriba. En algunos casos, la cojera y el dolor también pueden desarrollarse.
 
 
 
Causas
 
 
Las formas de linfedema hereditarias y congénitas (presentes al nacer) son causadas por malformaciones del sistema linfático, como aplasia, incompetencia valvular y fibrosis de los ganglios linfáticos. Otras posibles causas incluyen enfermedades cardíacas, traumatismos en los vasos linfáticos o los ganglios linfáticos y exposición al calor o a la radiación.

 
 
 
Diagnóstico
 
 
Deberá proporcionar a su veterinario un historial completo de la salud de su perro, incluidos el inicio y la naturaleza de los síntomas. A continuación, realizará un examen físico completo, un perfil bioquímico y un hemograma completo, cuyos resultados suelen ser normales.
 
La prueba más confiable utilizada para diagnosticar esta condición, sin embargo, se llama linfografía. Este examen por imágenes utiliza una sustancia de contraste, que se inyecta directamente en el sistema linfático, para visualizar mejor la región afectada antes de tomar radiografías.

 

Tratamiento
 

Aunque actualmente no existe una cura disponible para el linfedema, se han intentado varios tratamientos médicos y quirúrgicos con resultados variables. La aplicación a largo plazo de envolturas a presión y antibióticos para prevenir infecciones puede ser exitosa en algunos pacientes, mientras que el descanso y los masajes no parecen ayudar a tratar la afección. También hay varias técnicas quirúrgicas que se usan para tratar el linfedema, pero ninguna ha demostrado resultados consistentes.

 

Vivir y administrar
 

Como no hay cura disponible, la mayoría de los veterinarios se concentran en aliviar los síntomas secundarios y las complicaciones, como la cojera. Las formas graves de linfedema pueden ser fatales para el perro; sin embargo, hay casos en que los cachorros con afectación de la cojera pélvica se recuperan completamente.