Deficiencia de Carnitina en Perros

Deficiencia de Carnitina en Perros

Deficiencia de L-carnitina en perros
 
 
La L-carnitina es un nutriente importante que actúa como un transporte de ácidos grasos, esencial para la producción celular de energía.
 

 
 
La L-carnitina es un nutriente importante que actúa como un transporte de ácidos grasos, esencial para la producción celular de energía. La deficiencia de este nutriente puede causar una variedad de problemas de salud para los animales; lo más significativo es la asociación con enfermedad cardíaca (miocardiopatía) en perros. El corazón y los músculos esqueléticos no sintetizan el nutriente por sí solos, lo que requiere que sea transportado allí para su uso. Debido a esto, cuando el cuerpo es deficiente en carnitina, el corazón y los músculos esqueléticos se ven afectados negativamente. Si bien los suplementos de carnitina no siempre son capaces de revertir los efectos de esta deficiencia, han demostrado ser el tratamiento más exitoso.
 
 
 
Síntomas y tipos
 
 
Los signos de esta deficiencia pueden incluir:
 
 
 
  • Insuficiencia muscular cardíaca
  • Corazón agrandado (miocardiopatía dilatada)
  • Dolor muscular
  • Debilidad
  • Intolerancia al ejercicio
  • Debilidad (letargo)
 
 
La L-carnitina es importante para que el tejido muscular reciba energía y funcione normalmente; por lo tanto, una deficiencia en este nutriente puede crear un impacto negativo en todo el cuerpo de un perro.

 
 
 
Causas
 
 
Si bien se desconocen las causas de la deficiencia de carnitina, se cree que algunas razas de perros muestran un mayor riesgo de desarrollar la deficiencia, incluidos boxeadores, Doberman Pinschers, Great Danes, Irish Wolfhounds y otras razas gigantes.
 
 
 
Diagnóstico
 
 
Para diagnosticar esta deficiencia, se deben realizar biopsias musculares cardíacas (endomiocardíacas) para medir los niveles de carnitina.

 

Tratamiento
 

El tamaño del perro determinará la dosis adecuada. Mientras que los suplementos de L-carnitina pueden mejorar esta deficiencia, tenga en cuenta que muchos perros no mostrarán mejoría. Además, algunos perros mostrarán un aumento en la diarrea a medida que aumenta la dosis de carnitina en su dieta.

 

Vivir y administrar
 

Después de que comience el tratamiento con carnitina, se recomienda que el perro se haga un electrocardiograma (EKG) cada tres a seis meses para asegurarse de que el tratamiento haya sido efectivo.

 

Prevención
 

No se conocen métodos de prevención, aparte de mantener una dieta saludable para su perro y controlar los signos de deficiencia, especialmente si su perro es una raza que se sabe que se ve afectada por esta afección.