Sangre en el cofre en perros

Sangre en el cofre en perros

Hemotórax en perros
 

El hemotórax es una afección que puede ocurrir repentinamente (aguda) o durante un período prolongado (crónica) y puede ocurrir por diversas razones. Hemotórax es el término médico que se usa para identificar una afección en la cual la sangre se ha acumulado en la cavidad torácica o en el tórax. No parece haber una edad, género o raza de perro en particular que esté más predispuesta a esta condición que otra.

 

Síntomas y tipos
 

Inicio agudo:

Los síntomas de disminución del volumen de sangre generalmente ocurren antes de que se acumule suficiente volumen de sangre en el espacio pleural (revestimiento de la cavidad torácica)
Alteración de la respiración / dificultad respiratoria
Membranas pálidas
Debilidad y colapso
Pulso débil y rápido
Los sonidos de la respiración se vuelven aburridos
 

Asociado con un factor causativo:

Trauma
Trastorno de coagulación sanguínea
 

Causas
 

Trauma
Sangrado de cualquier arteria o vena de la pared o espina torácica, corazón dañado, pulmones, timo (un pequeño órgano glandular que se encuentra detrás de la parte superior del esternón) y diafragma
La ingestión de rodenticidas es una causa común
Hernia de hígado o bazo
Tumor
Coagulopatías (trastornos de la coagulación)
Los defectos del factor de coagulación son más comunes que las anomalías plaquetarias
Puede ser congénito o adquirido
Insuficiencia hepática
Colangiohepatitis (inflamación de la vesícula biliar y los conductos biliares) con enfermedad concurrente del intestino delgado
Torsión del lóbulo pulmonar
Hemorragia tímica aguda en animales jóvenes (es decir, timo: glándula en la base del cuello)
 

 

Diagnóstico
 

Su veterinario realizará un examen físico completo en su perro, que incluirá un perfil químico sanguíneo estándar, conteo sanguíneo completo, un panel de electrolitos y un análisis de orina para descartar otras causas de enfermedad. Tendrá que dar un historial completo de la salud de su perro, el inicio de los síntomas y los posibles incidentes que podrían haber precedido a esta condición. Los perfiles de coagulación se deben realizar en una muestra de sangre para verificar los tiempos de coagulación demorados.

 

El volumen de células empaquetadas, la hemoglobina y el recuento de plaquetas serán más bajos de lo normal. El perfil químico sanguíneo puede mostrar signos de insuficiencia hepática (que podría causar hemorragia en las cavidades corporales debido a que no se producirían factores de coagulación).

 

El líquido en el tórax se debe tomar y analizar en un laboratorio para compararlo con sangre periférica. Las plaquetas se encuentran a menudo en las muestras de líquido de tórax.

 

Los rayos X son cruciales para visualizar la extensión de la acumulación de líquido en el tórax, el colapso de los lóbulos pulmonares y cualquier masa que pueda estar presente en la cavidad torácica. Un ultrasonido del tórax puede revelar una condición enferma con una sensibilidad aún mayor que la que tendría una imagen de rayos X.

Tratamiento
 

Los pacientes que sufren de hemotórax deben ser tratados de forma ambulatoria. Su perro debe recibir terapia de fluidos para corregir su pérdida de sangre en la cavidad torácica. Si su perro también tiene aire libre (fuera de los pulmones) en la cavidad del pecho, esto debe corregirse inmediatamente. Si los pulmones están magullados, puede ser necesario el soporte del ventilador. Estos pacientes a menudo también necesitan oxigenoterapia y deberán mantenerse calientes para evitar el shock. Si la muestra de sangre de su perro presenta un retraso en el tiempo de coagulación, es posible que se necesite una transfusión de plasma o sangre para restaurar los factores de coagulación o para proporcionar glóbulos rojos para el transporte de oxígeno. La hemorragia torácica grave o recurrente puede requerir exploración quirúrgica.

 

Vivir y administrar
 

Mientras su perro se está recuperando del hemotórax, probablemente sea mejor evitar darle aspirina u otros medicamentos de venta libre que puedan reducir la coagulación de la sangre. Su veterinario programará citas de seguimiento según sea necesario para tratar la afección subyacente de su perro. Si su perro muestra signos de una recurrencia de hemotórax, notifique a su veterinario inmediatamente; la cirugía puede ser necesaria para corregir los casos recurrentes.