Tiña en perros

Tiña en perros

Dermatofitosis es el término médico para la infección por hongos que afecta la piel, el cabello y / o las uñas (garras) que se conoce más comúnmente como tiña.

Los organismos fúngicos más comúnmente aislados son Microsporum canis, Trichophyton mentagrophytes y Microsporum gypseum. Esta enfermedad ocurre en perros, gatos y otras especies de animales, incluidas las personas. Se diagnostica más comúnmente en individuos jóvenes que en adultos.  

La condición o enfermedad descrita en este artículo médico puede afectar tanto a perros como a gatos.

Síntomas de tiña en perros   Los síntomas de tiña en perros a menudo incluyen alguna combinación de los siguientes:

  • Pérdida de cabello (alopecia), que puede ser desigual o circular
  • Pelos rotos y pelo pobre
  • Piel enrojecida o ulcerada
  • Caspa (escamas)
  • Piel oscurecida
  • Encostramiento de la piel
  • La picazón (prurito) puede o no estar presente
  • Con menos frecuencia, los perros desarrollan una lesión nodular elevada que puede supurar llamada kerion. Las uñas y los pliegues de la garra (la piel que bordea la uña) también pueden estar infectados por el hongo de la tiña, lo que da como resultado uñas quebradizas o deformes.

Ocasionalmente, los perros se clasifican como portadores asintomáticos o silenciosos. En otras palabras, albergan el hongo causante de la enfermedad pero no presentan signos visibles de la enfermedad. Estos perros aún pueden transmitir la enfermedad a humanos y otros animales.  

¿Cómo obtienen los perros la tiña?  

Hay algunas formas en que los perros pueden contraer la tiña. Los perros más comúnmente están infectados con los hongos Microsporum canis, Microsporum gypseum y Trichophyton mentagrophytes. La incidencia de estas y las especies menos comunes que causan la tiña varía de acuerdo a su ubicación geográfica.

Los perros a menudo contraen tiña a través del contacto directo con animales o personas que tienen tiña, algunos de los cuales pueden tener poca o ninguna evidencia clínica de la enfermedad.

El hongo de tiña también se puede propagar a través de objetos contaminados como ropa de cama, cepillos, cortaúñas y jaulas. Algunas especies de tiña viven en el suelo, y los perros pueden enfermarse después de estar en contacto con la tierra que alberga estos organismos.

Cualquier cosa que disminuya la capacidad del cuerpo para desarrollar una respuesta inmune efectiva (como la edad temprana, enfermedades inmunocomprometidas o medicamentos inmunosupresores) aumenta la probabilidad de que su perro desarrolle tiña, así como también aumenta la posibilidad de una infección más severa.

Los entornos que están densamente poblados de animales (por ejemplo, en un refugio de animales o perrera), o donde hay una nutrición deficiente, malas prácticas de manejo y la falta de un período de cuarentena adecuado, también aumentan el riesgo de infección. Finalmente, las interrupciones en la barrera protectora normal de la piel, como las heridas o la infestación de pulgas, aumentan la susceptibilidad de la mascota a la tiña.  

Diagnóstico  

Su veterinario realizará un cultivo fúngico de pelos desplumados o escamas de piel, un examen microscópico de una muestra de cabello, o posiblemente una biopsia de piel si sospecha de tiña. A veces, los veterinarios usarán una lámpara de Wood para identificar dónde tomar muestras.

Algunos tipos de hongos tiña fluorescen cuando se exponen a la luz de una lámpara de Wood, pero otros no. Pruebas adicionales también pueden ser necesarias.