Narcolepsia y cataplejía en perros

Narcolepsia y cataplejía en perros

Ataques de sueño y debilidad en perros
 

La narcolepsia y la cataplejía son trastornos del sistema nervioso. La narcolepsia ocurre cuando un animal sufre de somnolencia diurna excesiva, falta de energía o breves pérdidas de conciencia. Los episodios son breves y desaparecen solos. La cataplejía se caracteriza por una parálisis muscular repentina sin pérdida de conciencia.

El animal permanece alerta y puede seguir el movimiento con sus ojos durante todo el episodio. La cataplejía es similar a la narcolepsia en que los episodios son espontáneos, breves y reversibles. Estos trastornos son relativamente comunes en perros.

Síntomas y tipos
 

Un perro que tiene cualquiera de estas condiciones no siempre tendrá condiciones secundarias o subyacentes relacionadas con él. Un examen físico generalmente mostrará respuestas físicas y neurológicas normales, sin anormalidades obvias.

Esta no es una enfermedad mortal, pero es una que requiere atención y conciencia. Los episodios narcólicos y cataplásicos pueden durar desde varios segundos hasta 30 minutos, a menudo ocurren cuando el perro está comiendo, jugando, emocionado o participando en actividad sexual. Los momentos de mayor emoción juegan un papel en ambas condiciones y en el inicio de un episodio.

Durante un episodio narcoléptico, el perro afectado colapsará sobre su costado o estómago, sus músculos se aflojan y todo movimiento físico cesa brevemente. Es como si el perro de repente hubiera caído en un sueño profundo. El movimiento del ojo cerrado continúa, como si el perro estuviera en la etapa de sueño REM.

Durante un episodio de cataplejía, el perro está en un estado paralizado, aunque sus ojos permanecen abiertos y tiene control sobre el movimiento de sus ojos. El perro permanece consciente y consciente de lo que sucede a su alrededor durante este tipo de episodio. Normalmente, el perro saldrá de un episodio en respuesta a otros estímulos externos, como cuando oye sonidos fuertes o cuando se lo acaricia.

Algunos de los síntomas habituales de la narcolepsia y la cataplejía son:

  • Inicio rápido de episodios, sin advertencia aparente de colapso inminente
  • Pérdida repentina de la conciencia
  • Parálisis de extremidades, cabeza y torso
  • Los episodios duran desde varios segundos hasta 30 minutos
  • Movimiento de los ojos, espasmos musculares y lloriqueos durante los episodios
  • Los episodios generalmente terminan cuando son estimulados por caricias, ruidos fuertes, etc.
     

Causas
 

  • Hereditario en Labrador retrievers, poodles, dachshunds y Doberman pinschers
  • Posible participación del sistema inmune
  • Trastorno nervioso
  • Idiopático (desconocido)
     

Diagnóstico
 

Su veterinario realizará un examen físico exhaustivo, que incluirá un perfil químico sanguíneo, un hemograma completo, un análisis de orina y un panel de electrolitos para descartar enfermedades subyacentes. Deberá proporcionar un historial completo de la salud de su perro, la aparición de los síntomas y posibles incidentes que podrían haber precipitado esta afección.

Si es posible registrar visualmente un ataque narcoléptico o catapléjico, puede ayudarlo a usted y a su veterinario a encontrar un patrón predecible que conduzca a los episodios.

Si hay una actividad que parece provocar consistentemente episodios, su veterinario intentará simular la actividad para que se pueda observar un episodio de primera mano. También se puede realizar una prueba de cataplejía provocada por los alimentos, ya que muchos animales con cataplexia tienen ataques mientras comen.