Leucemia (Agudo) en perros

Leucemia (Agudo) en perros

Leucemia linfoblástica aguda en perros
 

La leucemia linfoblástica aguda es una enfermedad en la cual los linfoblastos cancerosos (células que se encuentran en la etapa inicial de desarrollo) y los prolinfocitos (células en la etapa intermedia de desarrollo) se reproducen y luego circulan por el torrente sanguíneo ingresando en los órganos del cuerpo. Estas células también se infiltrarán tanto en el interior de la médula ósea como en el exterior (extramedular) de la médula ósea, desplazando a las células madre hematopoyéticas.

Las células hematopoyéticas son los precursores sanos y normales de los glóbulos rojos, linfocitos, eritrocitos, plaquetas, eosinófilos, neutrófilos, macrófagos y mastocitos. Los perros con esta enfermedad adquirirán una inmunidad deteriorada y se sentirán inclinados a contraer infecciones.

Síntomas y tipos
 

  • Enfermedad generalizada, sin síntomas específicos
  • Pequeñas manchas púrpuras no levantadas en la piel, de hemorragias debajo de la piel (petequias), o manchas rojo oscuro-púrpuras en las encías, de vasos sanguíneos rotos debajo de la piel (equimóticos)
  • Síntomas inconstantes, dependiendo de qué órganos han sido infiltrados por células neoplásicas (anormales)
     

Causas
 

Causas sospechadas pero no probadas en perros:

  • Radiación ionizante
  • Virus causantes de cáncer
  • Agentes químicos
     

Diagnóstico
 

Tendrá que darle a su veterinario un historial completo de la salud de su perro y el inicio de los síntomas. Su veterinario realizará un examen físico exhaustivo a su perro, teniendo en cuenta el historial médico de antecedentes, y los posibles incidentes que podrían haber precipitado esta condición. Se realizará un perfil sanguíneo completo, que incluirá un perfil de sangre química, un conteo sanguíneo completo y un análisis de orina. Si se sospecha cáncer, su médico también tendrá que tomar biopsias de médula ósea (muestras) para un examen microscópico (citológico) de las células. Si hay células malignas cancerosas, el examen mostrará infiltración linfoblástica de la médula ósea. También se pueden tomar radiografías abdominales para verificar la presencia de un hígado agrandado y / o un agrandamiento del bazo.

Tratamiento
 

Los pacientes normalmente pueden ser tratados de forma ambulatoria. Sin embargo, si su perro tiene niveles bajos de glóbulos rojos, plaquetas (las células responsables de la coagulación) u otros factores de coagulación, debe ser hospitalizado y recibir transfusiones de sangre para evitar un sangrado excesivo.

Si su perro ha sido diagnosticado con leucemia, su veterinario también le recetará un medicamento quimioterapéutico para detener el crecimiento de células malignas. Tendrá que usar guantes cuando le dé este medicamento a su perro.

Vivir y administrar
 

Si su perro es diagnosticado con leucemia, tendrá que mantenerlo aislado de otros animales. El sistema de su perro carecerá de una respuesta inmune (inmunocomprometida) como resultado tanto del cáncer como de la terapia. En el proceso de destruir las células cancerosas de crecimiento rápido, la quimioterapia también destruirá los glóbulos blancos responsables de combatir la invasión, haciendo que su mascota sea propensa a las infecciones. Incluso un simple resfriado puede convertirse rápidamente en un caso fatal de neumonía. Los glóbulos rojos también pueden verse afectados; un posible efecto secundario de un recuento bajo de glóbulos rojos es la anemia. Y las plaquetas sanguíneas, las células responsables de la coagulación (coagulación), también se pueden ver afectadas. Un recuento bajo de plaquetas puede provocar hematomas y sangrado excesivo. Los animales que padecen este trastorno son propensos a la hemorragia por falta de plaquetas.

Su veterinario programará citas de seguimiento para controlar el conteo de sangre periférica y el estado de la médula ósea de su mascota. Desafortunadamente, el pronóstico para la leucemia linfoblástica aguda es grave.