Ampliación de riñón en perros

Ampliación de riñón en perros

Renomegalia en perros
 

La renomegalia es una afección en la cual uno o ambos riñones son anormalmente grandes, confirmados por palpación abdominal, ultrasonidos o radiografías. Todos los sistemas del cuerpo se ven afectados por la renomegalia: los sistemas respiratorio, nervioso, hormonal, urinario y digestivo.

Además, la renomegalia no es exclusiva de los perros; los gatos también pueden sufrir de esto. 

Síntomas y tipos
 

Hay ocasiones en que el perro está asintomático o no muestra ningún signo. Sin embargo, algunos de los síntomas más comunes que se observan en perros con renomegalia incluyen:

  • Letargo
  • Vomitando
  • Diarrea
  • Úlceras orales
  • Deshidración
  • Pérdida de peso
  • Pérdida de apetito (anorexia)
  • Orina descolorida
  • Membrana mucosa pálida
  • Mal olor a aliento (halitosis)
  • Dolor abdominal
  • Masa abdominal
  • Abdomen anormalmente grande
  • Uno o ambos riñones palpablemente grandes
  • Exceso de orina y exceso de sed (poliuria y polidipsia)
     

Causas
 

Los riñones pueden volverse anormalmente grandes como resultado de una inflamación, infección o cáncer. La renomegalia también puede ocurrir debido a obstrucción del tracto urinario, degeneración de los tubos urinarios (uréteres), formación de quistes en el tracto urinario, diversas infecciones, abscesos, enfermedades inflamatorias, enfermedades transmitidas genéticamente, coágulos en los riñones y toxinas en el sistema.

La exposición a infecciones como la leptospirosis también puede provocar renomegalia.

Diagnóstico
 

Se realizará un perfil sanguíneo completo, que incluirá un perfil de sangre química, un conteo sanguíneo completo y un análisis de orina. También se realizará un examen de palpación y radiografías para ayudar a su veterinario a visualizar la anormalidad en el tamaño del riñón y así diagnosticar el estado de su perro.

Para los perros con cáncer, las radiografías torácicas ayudarán a su médico a determinar si el cáncer se ha diseminado. La ecografía, que utiliza ondas de sonido, también ayudará a distinguir los detalles estructurales de los órganos internos para que su médico pueda determinar la cantidad de hinchazón renal o detectar irregularidades en otros órganos.

La aspiración de líquido renal y una biopsia es otro procedimiento que se puede realizar en su perro.

Tratamiento
 

Su perro será tratado de forma ambulatoria a menos que sufra de deshidratación o insuficiencia renal. El tratamiento comenzará con el diagnóstico y tratamiento de la causa subyacente, manteniendo el equilibrio de líquidos con líquidos por vía intravenosa si es necesario y reponiendo minerales y electrolitos. Si su perro es saludable, se le recomendará una dieta normal y ejercicio normal.

Los medicamentos recetados por su veterinario variarán de acuerdo con la causa subyacente de la renomegalia. Sin embargo, se deben evitar los medicamentos que pueden tener un efecto tóxico en los riñones.

Vivir y administrar
 

Su veterinario querrá ver a su perro durante los exámenes de seguimiento regulares, donde evaluará la recuperación física y el estado de hidratación del perro.

Si los síntomas de su perro vuelven, tendrá que contactar al veterinario inmediatamente. Las posibles complicaciones de la renomegalia son la insuficiencia renal y los desequilibrios hormonales que imitan los cánceres que producen hormonas.