Erosión de cartílago articular en perros

Erosión de cartílago articular en perros

Poliartritis erosiva e inmune mediada en perros  

La poliartritis erosiva e inmunomediada es una enfermedad inflamatoria mediada por el sistema inmunológico de las articulaciones, en la cual el cartílago de la articulación del perro (cartílago articular) se erosiona. En esta enfermedad, se piensa que la inmunidad mediada por células ataca el cartílago articular.

Las causas sospechosas para esto son las células efectoras de linfocitos T que llevan a cabo la respuesta de ataque y una respuesta antigénica anormal al anticuerpo del huésped. Es decir, una respuesta inmune a una sustancia que estimula la producción de anticuerpos, un antígeno que actúa como un "disparador". En efecto, el cuerpo está luchando contra sí mismo.  

Las células leucocitarias (glóbulos blancos), las enzimas leucocitarias (reacciones catalizadoras), la inmunidad mediada por células, los complejos inmunes (un anticuerpo unido a su antígeno desencadenante) y las reacciones autoalérgicas están todas dirigidas contra los componentes del cartílago.

Esto conduce a una respuesta inflamatoria del tejido que rodea el cartílago y a la activación de la proteína del complemento en respuesta a las células que muestran la inmunidad.  

Enzimas destructivas, que son liberadas a partir de células inflamatorias, el daño del cartílago articular, sinoviocitos (células que producen un líquido lubricante, llamado sinovia, para las articulaciones), y condrocitos (células del cartílago), dando lugar a cambios erosivos en las articulaciones.   La enfermedad descrita en este artículo médico puede afectar tanto a perros como a gatos. 

 Síntomas  

Los síntomas para los perros a menudo son cíclicos, van y vienen a intervalos aleatorios.

Estos síntomas incluyen:  

  • Cojera Rigidez en la caminata
  • Disminución del rango de movimient
  • o Agrietamiento de los sonidos de las articulaciones
  • Inflamación de las articulaciones y dolor en una o más articulaciones
  • Inestabilidad articular, subluxación (luxación parcial de la articulación) y luxación (dislocación completa de la articulación)

  El inicio típico de poliartritis erosiva mediada por el sistema inmune en perros es de ocho meses a ocho años de edad. Los galgos jóvenes, entre las edades de 3-30 meses, son más susceptibles a poliartritis erosiva de galgos (EPG), un tipo específico de esta enfermedad. También hay poliartritis erosiva idiopática (IEP), que puede ocurrir en cualquier raza y es de causa desconocida.  

Causas  

Las causas sospechadas para esta forma de erosión del cartílago son las células efectoras de los linfocitos T que llevan a cabo la respuesta de ataque y una respuesta antigénica anormal al anticuerpo del huésped. Es decir, una respuesta inmune a una sustancia que estimula la producción de anticuerpos, un antígeno que actúa como un "desencadenante". En los casos de IEP, la causa permanece desconocida.    

Diagnóstico  

Tendrá que darle a su veterinario un historial completo de la salud de su perro hasta la aparición de los síntomas. Su veterinario realizará un examen físico exhaustivo a su perro, tomando nota de los signos de dolor, disminución del rango de movimiento y cualquier cojera. 

Se realizará un perfil sanguíneo completo, que incluirá un perfil de sangre química, un hemograma completo, un análisis de orina y un panel de electrolitos. Se tomará un aspirado de líquido común para el análisis de laboratorio, y se someterá a cultivo bacteriano y sensibilidad. Una biopsia (muestra de tejido) de tejido sinovial también ayudará a hacer un diagnóstico definitivo.   Las imágenes de rayos X también se pueden usar como herramienta de diagnóstico. Si existe una condición de poliartritis erosiva e inmune mediada, será visible en la imagen de la radiografía.

Tratamiento  

La fisioterapia, que incluye ejercicios de rango de movimiento, masajes y natación, puede ayudar a tratar una enfermedad grave. Se pueden colocar vendajes y / o férulas alrededor de la articulación para evitar una mayor degradación del cartílago, especialmente en perros que tienen dificultades para caminar.

La pérdida de peso también ayuda a disminuir la presión sobre las articulaciones si el perro tiene sobrepeso.  

La cirugía para esta condición generalmente no se recomienda. Sin embargo, se pueden considerar los reemplazos totales de cadera y la ostectomía de la cabeza femoral (extirpación quirúrgica de una parte del fémur).   La artrodesis del carpo (muñeca) generalmente es bastante exitosa para tratar el dolor y la inestabilidad articular. La artrodesis del hombro, el codo, la rodilla (rodilla) o el corvejón (tobillo), por su parte, no es tan confiable como para dar resultados positivos.  

Vivir y administrar  

Su veterinario programará citas frecuentes de seguimiento para examinar el progreso de su perro. Si la condición de su perro continúa empeorando, debe comunicarse con su veterinario inmediatamente para recibir atención.