Tumor de las meninges en perros

Tumor de las meninges en perros

Meningioma en perros
 

El meningioma es el tumor cerebral más común en perros. Afecta un sistema de membranas que envuelve el cerebro y la médula espinal llamadas meninges. Estos tumores comprimen los tejidos adyacentes y pueden provocar hinchazón en las regiones afectadas. Todas las razas están en riesgo de meningioma, pero generalmente se observa en perros mayores de siete años.

 

Síntomas y tipos
 

Los síntomas varían dependiendo de la ubicación del tumor, pero algunos de los síntomas más comunes incluyen:

 

-Convulsiones
-Déficits visuales
-Comportamiento anormal o estado mental
-Movimientos descoordinados
-Dolor de cuello o espalda
 
Causas
 

La causa subyacente del meningioma es actualmente desconocida.

 

Diagnóstico
 

Deberá proporcionar a su veterinario un historial completo de la salud de su perro, incluidos el inicio y la naturaleza de los síntomas. A continuación, realizará un examen físico completo, un perfil bioquímico, un análisis de orina y un hemograma completo, cuyos resultados suelen ser normales. Para un análisis posterior, el veterinario de su perro también tomará una muestra de líquido cefalorraquídeo, un líquido protector y nutritivo que circula alrededor del cerebro y la médula espinal.

 

La resonancia magnética y la tomografía computarizada son las dos herramientas más valiosas para la identificación de lesiones y su localización. Aunque las biopsias de tejido también se utilizan con frecuencia para diagnosticar meningioma.

 

Tratamiento
 

Para el tratamiento definitivo, se requiere una escisión quirúrgica completa, pero esto no siempre es posible. A veces, los tumores no son accesibles para la extirpación quirúrgica, y otras veces se produce una escisión incompleta debido a la invasividad del tumor. En estos casos, se puede recomendar radioterapia. Además, la terapia de fluidos, los cambios en la dieta y los medicamentos se usan para controlar las convulsiones y estabilizar al perro.

 

Vivir y administrar
 

El pronóstico general depende de la extensión de la escisión lograda durante la cirugía. Muchos perros que se someten a una cirugía exitosa para la extirpación completa de la masa tumoral, por ejemplo, tienen un buen pronóstico. Sin embargo, algunos animales no se recuperan bien debido a la invasividad del tumor a tejidos más profundos u otras complicaciones.

 

Tendrá que llevar a su perro al veterinario a intervalos regulares para realizar evaluaciones de seguimiento de la enfermedad y la respuesta al tratamiento. Después de la cirugía, debe esperar que su perro se sienta dolorido. Para minimizar las molestias, su veterinario le dará analgésicos, que deben usarse con extrema precaución (uno de los accidentes más evitables con mascotas es una sobredosis de medicamentos). Deberá limitar la actividad de su perro mientras sana, dejando a un lado un lugar tranquilo para que descanse de la actividad doméstica, los niños y otras mascotas. Puede considerar el descanso en jaula para que su perro limite su actividad física.