Vaginitis en perros

Vaginitis en perros

El término vaginitis se refiere a la inflamación de la vagina o el vestíbulo en perros hembra. Aunque esta afección es poco común, puede ocurrir a cualquier edad y en cualquier raza.

Síntomas y tipos
 

  • Secreción de la vulva.
  • Atracción masculina (debido a flujo vaginal).
  • Micción frecuente (poliuria), incluso en lugares inapropiados.
  • Lamerse la vagina con frecuencia (debido a la irritación causada por la inflamación).
     

Causas
 

La vaginitis puede ocurrir debido a la contaminación de heces u orina del órgano o la acumulación de sangre en el sitio. Una lesión en la vagina o la formación de abscesos también pueden provocar vaginitis. Otras causas subyacentes comunes incluyen:

  • Infecciones del tracto urinario (virales o bacterianas).
  • Tumores vaginales.
  • Envenenamiento de zinc.
  • Problemas para orinar.
     

Diagnóstico
 

Después de completar un historial médico completo de su animal, su veterinario realizará un examen físico, que incluirá un perfil químico sanguíneo, un conteo sanguíneo completo, un análisis de orina y un panel de electrolitos. Aunque los resultados de estas pruebas pueden ser normales, existen excepciones. En algunos perros, el análisis de orina puede indicar inflamación, mientras que las pruebas bioquímicas pueden indicar hormonas anormalmente altas, un signo de inflamación uterina o embarazo.

Para descartar neoplasias, cuerpos extraños y / o la constricción de los tubos reproductores, su veterinario puede recomendar radiografías abdominales. Los ultrasonidos también pueden ser de gran ayuda para diagnosticar las masas vaginales.

Se puede recolectar una muestra de la vagina para realizar más pruebas. Por ejemplo, se puede cultivar y examinar microscópicamente o se puede enviar a un laboratorio para identificar si hay pus, sangre o heces en la muestra.

Su veterinario también examinará el interior de la vagina, ya sea con su dedo o con un instrumento especial llamado endoscopio vaginal, para descartar la presencia de una masa, tumor, cuerpo extraño, caries llenas de sangre o un estrechamiento anormal de la vagina. vagina.

Tratamiento
 

A menos que exista un problema subyacente grave, como un tumor, cuerpo extraño, etc., un perro rara vez requiere hospitalización o cirugía por vaginitis. En el caso de una infección bacteriana, su veterinario le recetará antibióticos. Los antisépticos también se pueden administrar a través de la vagina para ayudar a controlar la infección localmente.

Si la inflamación ocurre antes de que tenga lugar la pubertad, generalmente se resuelve después del primer estro (celo) y no se requiere tratamiento. De lo contrario, la eliminación completa de los ovarios y el útero puede recomendarse en algunos perros, especialmente si la afección no es médicamente tratable.

Vivir y administrar
 

Si su perro se ha sometido a una cirugía, es posible que sienta dolor durante algunos días. Por lo general, su veterinario le recetará analgésicos para aliviar el dolor. Una buena atención de enfermería y un entorno libre de estrés promoverán una pronta recuperación.

Los exámenes de seguimiento se usan para evaluar el progreso del tratamiento. Sin embargo, el pronóstico general depende en gran medida de la causa subyacente de la inflamación vaginal.