Toxicidad de vitamina D en perros

Toxicidad de vitamina D en perros

La vitamina D es una vitamina soluble en grasa (es decir, almacenada en los tejidos grasos del cuerpo y el hígado) que es vital para regular el equilibrio de calcio y fósforo en el cuerpo de su perro. También promueve la retención de calcio, lo que ayuda a la formación de hueso y el control de nervios y músculos. Sin embargo, cuando se ingiere en niveles exorbitantes, la vitamina D puede causar serios problemas de salud.

Los productos químicos utilizados para matar a los roedores son la fuente más común de intoxicación con vitamina D en los perros, aunque el uso excesivo de vitamina D en la dieta o los medicamentos que contienen altos niveles de vitamina D también pueden conducir a la toxicidad. Los perros de todas las edades son susceptibles, pero los perros y cachorros jóvenes corren un mayor riesgo.

Síntomas y tipos
 

Los síntomas generalmente se desarrollan dentro de las 12-36 horas después de la ingestión de los agentes asesinos de roedores. Sin embargo, el momento en que los síntomas se vuelven fácilmente visibles puede variar según la fuente de toxicidad de la vitamina D. Dichos síntomas pueden incluir:

  • Vomito.
  • Debilidad.
  • Depresión.
  • Pérdida de apetito.
  • Aumento de la sed (polidipsia).
  • Aumento de la micción (poliuria).
  • Heces de alquitrán oscuro que contienen sangre.
  • Sangre en el vómito.
  • Pérdida de peso.
  • Estreñimiento.
  • Convulsiones.
  • Temblores musculares.
  • Dolor abdominal.
  • Exceso de babeo
     

Causas
 

  • Ingestión accidental de químicos que matan roedores.
  • Uso excesivo de suplementos dietéticos de vitamina D.
     

Diagnóstico
 

Su veterinario tomará un historial detallado sobre la dieta de su perro y sobre los suplementos que pueda estar tomando. Él o ella también le preguntará si su perro tiene acceso a productos químicos para matar roedores en el hogar o en el jardín.

Luego se realizará un examen físico completo, que incluye exámenes de laboratorio de rutina, como un hemograma completo, perfil bioquímico, electrolitos y análisis de orina.

Si su perro está sufriendo de toxicidad de vitamina D, el perfil bioquímico indicará niveles anormalmente altos de calcio y fósforo en la sangre. También puede indicar niveles anormalmente bajos de potasio en la sangre junto con una acumulación de productos de desecho nitrogenados. En algunos perros, el perfil bioquímico puede incluso indicar un nivel anormalmente alto de enzimas hepáticas y bajos niveles de proteína (llamada albúmina) en la sangre. Mientras tanto, el análisis de orina indicará niveles anormalmente altos de proteínas y glucosa en la orina.

Algunos pacientes con toxicidad por vitamina D también muestran diversos trastornos de la coagulación de la sangre, como sangrado de varios sitios del cuerpo debido a la pérdida excesiva de plaquetas (células responsables de la coagulación de la sangre).

Las pruebas más específicas incluirán la medición de los niveles de vitamina D en la sangre y un ECG (ecocardiograma) para evaluar el corazón de su perro. En perros que padecen toxicidad por vitamina D, se pueden encontrar diversas anomalías, incluyendo latidos cardíacos anormalmente lentos.

Tratamiento
 

La toxicidad de la vitamina D es una emergencia que requiere tratamiento inmediato y hospitalización. De hecho, las primeras 72 horas son cruciales para salvar la vida de su perro. Si el compuesto que contiene cantidades tóxicas de vitamina D se ingirió recientemente, su veterinario inducirá el vómito. También hay varios medicamentos que se unen a los compuestos tóxicos y previenen una mayor absorción de vitamina D.

Para mantener una hidratación adecuada y corregir el desequilibrio electrolítico, se puede utilizar la terapia con líquidos por vía intravenosa. Además, los líquidos por vía intravenosa son importantes para promover la excreción de calcio a través de la orina.

En caso de anemia severa, puede ser necesaria una transfusión de sangre. Las infecciones bacterianas secundarias también se asocian comúnmente con la toxicidad de la vitamina D. En estos casos, se prescriben antibióticos. Si las convulsiones se convierten en un problema, su veterinario le recetará medicamentos anticonvulsivos.

Vivir y administrar
 

Debido a la hospitalización prolongada requerida, el tratamiento de perros con toxicidad de vitamina D es un proceso muy costoso y laborioso. Para controlar el progreso de la terapia, se requieren pruebas periódicas de laboratorio, que incluyen determinar los niveles de calcio y fósforo del perro.

Prevención
 

La mejor manera de prevenir la toxicidad de la vitamina D en los perros es mantener los agentes para matar roedores fuera del alcance de su mascota y consultar a su veterinario antes de cambiar la dieta de su mascota y / o comenzar con un régimen de suplemento de vitamina D.