Trastornos de inmunodeficiencia en perros

Trastornos de inmunodeficiencia en perros

El sistema inmune es una colección de procesos biológicos que protegen contra las enfermedades identificando y eliminando los patógenos invasores, así como las células tumorales. Funciona 24 horas al día, 7 días a la semana, protegiendo contra la invasión de organismos e infecciones, detectando una gran variedad de agentes invasores, incluyendo bacterias, virus y parásitos. Una característica clave de la función del sistema inmune es que es capaz de distinguir los organismos invasores de las propias células y tejidos del cuerpo.

Los trastornos de inmunodeficiencia primarios implican una respuesta inmune debilitada cuando se requiere. Los trastornos de inmunodeficiencia primarios se observan debido a defectos hereditarios en el sistema inmunitario, mientras que los trastornos de inmunodeficiencia secundaria son causados ​​por alguna otra enfermedad primaria.

Las razas predispuestas a los trastornos de inmunodeficiencia primaria incluyen basset hounds, Cardigan Welsh corgis, Jack Russell terriers, Beagles, pastores alemanes, shar-pei chino, Doberman pinschers, Weimaraners enanos, collies grises y setters irlandeses.

Síntomas y tipos
 

  • Propenso a infecciones recurrentes y respuesta fallida a terapias antibióticas convencionales.
  • Letargo.
  • Falta de apetito (anorexia).
  • Varias infecciones de la piel
  • Pobre crecimiento (sello).
  • Enfermedades post vacunación.
  • Otros síntomas relacionados con infecciones.
     

Causas
 

Los trastornos de inmunodeficiencia son un trastorno congénito; es decir, los perros nacen con ellos.

Diagnóstico
 

Deberá proporcionar a su veterinario un historial completo de la salud de su perro, incluidos el inicio y la naturaleza de los síntomas. Luego realizará un examen físico completo, un perfil bioquímico, un análisis de orina y un hemograma completo (CBC), cuyos resultados pueden revelar diversas anomalías celulares o pistas para detectar infecciones. Pruebas más específicas están disponibles para una evaluación más detallada del sistema inmune, y pueden ser empleadas por el veterinario con su consentimiento. Por ejemplo, él o ella puede tomar una muestra de médula ósea de su perro para su evaluación.

Tratamiento
 

{

Desafortunadamente, no hay cura disponible para problemas congénitos con el sistema inmune. En casos de enfermedad grave, es posible que se requiera hospitalización para estabilizar a su perro. En el caso de problemas leves, su perro puede ser llevado a casa después de la terapia.

La prevención de la infección es el factor clave para mantener a su perro saludable, y se requieren buenas prácticas de manejo para evitar la exposición a infecciones. En casos de infección, su veterinario le dará una cobertura antibiótica para tratar la infección; La resolución completa de las infecciones puede demorar de algunos días a algunas semanas. El retraso en la recuperación se debe al escaso apoyo del sistema inmunitario en el tratamiento de infecciones, y generalmente se requiere una cobertura prolongada con antibióticos.

Vivir y administrar
 

El pronóstico depende en gran medida de la naturaleza y el alcance del problema.

Sin embargo, el animal no puede ser "curado" por completo. Debe hablar sobre el tema de las enfermedades hereditarias con el veterinario de su perro y cómo se debe evitar en futuras camadas.

En algunos perros, se recomienda el descanso completo para evitar complicaciones adicionales.

La dieta es otro factor importante a cumplir para los requerimientos nutricionales diarios de su perro. La exposición a la infección debe reducirse al mínimo en aquellos animales propensos a infecciones debido a algún problema hereditario.