Deficiencia de piruvatocinasa en perros

Deficiencia de piruvatocinasa en perros

Pyruvate Kinase (PK) es una enzima que desempeña un papel importante en la generación de energía y su deficiencia afecta la capacidad de metabolización de los glóbulos rojos (RBC), que a veces puede causar anemia y otros problemas relacionados con la sangre.

 

Las razas más propensas a la deficiencia de PK incluyen basenji, beagle, terrier blanco de las Tierras Altas de Oeste, Cairn terrier, miniatura de perro, dachshund, Chihuahua, pug, perros esquimales americanos.

 

Síntomas y tipos
 

-Anemia
-Debilidad
-Pérdida muscular
-Ictericia (raro)
-Membranas mucosas pálidas
-Frecuencia cardíaca elevada (taquicardia)
-Incapacidad para realizar ejercicios de rutina
 

Causas
 

La falta de definición PK generalmente se asocia con un defecto genético adquirido al nacer.

 

Diagnóstico
 

Deberá proporcionar a su veterinario un historial completo de la salud de su perro, incluidos el inicio y la naturaleza de los síntomas. Luego realizará un examen físico completo, además de un perfil bioquímico, un análisis de salud y un hemograma completo (CBC).

 

Las células de sangre pueden revelar un mayor número de plaquetas y glóbulos blancos (leucocitosis), anemia con glóbulos rojos pálidos (RBC) anormalmente grandes, glóbulos rojos de forma anormal llamados poiquilocitos (poiquilocitosis) y una variación en el color de los glóbulos rojos ( policromasia)) El perfil bioquímico, el aumento de la bilirrubina y el aumento de las enzimas hepáticas. Por último, el análisis de orina puede revelar niveles altos de bilirrubina.

 

Tratamiento
 

El trasplante de médula ósea es el único tratamiento disponible para perros con deficiencia de PK. Sin embargo, este tratamiento es costoo y potencialmente mortal.

 

Vivir y administrar
 

Los perros que se encuentran cerca de un trasplante de médula pueden tener una vida normal. Desafortunadamente, aquellos que no se preocupan por esto mueren antes de los cuatro años como resultado de una falla en la médula ósea o el hígado. La mayoría de estos casos, anemia y acumulación de líquido en la cavidad abdominal (ascitis) durante la etapa terminal de la enfermedad.