Neumonía debido a la respuesta inmune hiperactiva en perros

Neumonía debido a la respuesta inmune hiperactiva en perros

Neumonía eosinofílica en perros
 

El término neumonía se refiere a una inflamación de los pulmones. Los pulmones pueden inflamarse como resultado de muchas afecciones. Uno de estos es antígenos: elementos extraños que generan una respuesta inmune en el cuerpo, lo que lleva a una acumulación anormal de un tipo de glóbulos blancos llamados eosinófilos. También se vuelven más activos en respuesta a los parásitos en el cuerpo. Idealmente, los eosinófilos ayudan al cuerpo a luchar contra los antígenos o parásitos que el cuerpo está tratando de eliminar o neutralizar. Un antígeno puede ingresar al cuerpo por inhalación, ingestión u otras vías conocidas en el sistema (p. Ej., Heridas por mordedura, lesiones).

 

En la neumonía eosinofílica, se acumula un mayor número de eosinófilos y líquido en el tejido pulmonar, así como en los canales de las vías respiratorias pequeños sacos dentro del tejido pulmonar donde se intercambian oxígeno y dióxido de carbono, lo que produce la inflamación de tejidos del pulmón, inflamación y disminución de la capacidad respiratoria

 

Síntomas y tipos
 

Los síntomas relacionados con esta enfermedad son extremadamente variables en diferentes animales dependiendo de la gravedad de la enfermedad. Los síntomas más comunes incluyen:

 

-Tos que no responde a la terapia con antibióticos
-Dificultad para respirar
-Intolerancia al ejercicio
-Fiebre
-Falta de apetito
-Letargo
-Pérdida de peso
-Amarillo o verde pus en la descarga nasal
 

Causas
 

Este tipo de neumonía se observa con mayor frecuencia en ambientes polvorientos o con moho, o en áreas con alta contaminación del aire. Otros factores subyacentes incluyen:

 

-Alergia al polen
-Insectos
-Parásitos (gusano del corazón)
-Infección
 

Diagnóstico
 

Tendrá que darle un historial veterinario a un historial completo de la salud de su perro, incluyendo un historial de las drogas y cuando se haya evidenciado. Después de tomar una historia detallada, su veterinario llevará a cabo un examen físico completo en su perro. Las pruebas de laboratorio presentan un conteo sanguíneo completo (CBC), perfil bioquímico y análisis de orina. Las pruebas de heces también se necesitan para determinar si hay una infección parasitaria. La prueba de conteo sanguíneo completo contiene la inflamación con un mayor número de glóbulos blancos, incluidos neutrófilos, eosinófilos, basófilos y monocitos (todos los cuales son tipos de glóbulos blancos). Las pruebas más avanzadas incluyen la medición de los gases en sangre para evaluar la capacidad de funcionamiento del sistema respiratorio.

 

Su veterinario también toma las muestras de líquido de los pulmones, lo que puede proporcionar un diagnóstico definitivo al revelar la presencia de una inflamación junto con una gran cantidad de eosinófilos. Las pruebas de la enfermedad del parásito del corazón también son importantes, ya que esta enfermedad común puede causar neumonía eosinofílica.

 

Las imágenes de diagnóstico de los pulmones pueden ser útiles para determinar el alcance y la gravedad de la inflamación, de modo que se puede hacer un pronóstico. Las radiografías de tórax muestran cambios característicos en los pulmones relacionados con esta enfermedad, incluido el líquido que se acumula en el tejido pulmonar.

 

Si su médico sospecha que hay un alergeno, se puede realizar pruebas cutáneas para determinar el alergeno, pero a menudo es de poco valor y solo se puede ordenar si todo lo demás tiene fallado.

 

Tratamiento
 

En caso de enfermedad grave, su perro será hospitalizado para estabilizar su sistema. Secan los líquidos intravenosos para compensar los niveles de pérdida de líquidos corporales, para revertir o prevenir la deshidratación, lo que puede poner en riesgo la vida rápidamente. En caso de malestar respiratorio severo, se le dará oxígeno para evitar que el perro forzado. Luego, se pueden administrar medicamentos para abrir las vías respiratorias estrechas a fin de facilitar la respiración normal.

 

Los medicamentos, como los esteroides, se usan comúnmente para reducir los síntomas de la inflamación. En casos severos, es posible que requiera una terapia a largo plazo en algunos meses. En algunos perros con reacciones inmunitarias hiperactivas, también se pueden requerir medicamentos inmunosupresores.

 

En casos de enfermedad del parásito del corazón, se utilizan medicamentos específicos para tratar y erradicar el parásito del corazón del cuerpo. El tratamiento del gusano del corazón puede ser muy peligroso para algunos perros, por lo que la eliminación del parásito del corazón solo debe ser bajo bajo la supervisión de un veterinario.

 

En casos de infecciones por hongos, los medicamentos antimicóticos pueden usarse para tratar la enfermedad. En casos más avanzados con daño permanente o cicatrización de los pulmones, se puede requerir cirugía para extirpar la parte afectada del pulmón.

 

Vivir y administrar
 

Se recomienda el descanso completo para su perro mientras está trabajando. Una buena ingesta calórica es la suma de importancia para la recuperación de su perro; Su veterinario puede guiarlo en la elaboración de una buena dieta para la recuperación y la salud del sistema inmunológico.

 

La ausencia de aire es el problema más común en estos animales, y debe tener una buena atención domiciliaria para minimizar el estrés, con un espacio tranquilo para descansar que esté fuera del camino del tránsito peatonal diario y lejos de las entradas principales. Su veterinario programará un examen de seguimiento, con radiografías de tórax y pruebas de laboratorio para controlar la respuesta física de su perro a los medicamentos.

 

El pronóstico para esta enfermedad depende de la identificación de la causa principal o alergeno. Sin embargo, si no se puede identificar el alergeno, se puede requerir un tratamiento paliativo a largo plazo para controlar los síntomas. En caso de enfermedad progresiva y crónica, el pronóstico general a menudo no es muy bueno.