Cáncer de almohadilla nasal (carcinoma de células escamosas) en perros

Cáncer de almohadilla nasal (carcinoma de células escamosas) en perros

Carcinoma de células escamosas de Planum nasal en perros
 

El epitelio es la cubierta celular de todas las superficies internas y externas del cuerpo, protegiendo los órganos, las cavidades internas y las superficies externas del cuerpo en una capa continua de tejido de múltiples capas. El epitelio escamoso es un tipo de epitelio que consiste en la capa externa de células planas, similares a escamas, que se llaman células escamosas.

 

En este caso, el carcinoma de células escamosas del plano nasal surge del tejido en la almohadilla de la nariz, o en las membranas mucosas de la nariz. Un carcinoma de células escamosas es un tumor maligno de las células epiteliales escamosas, pero en el caso, el riesgo de metástasis malignas es relativamente bajo. A menudo es más invasivo que metastásico. La exposición a productos químicos inhalados aumenta el riesgo de tumores nasales, incluido el uso en interiores de carbón, cigarrillos y ambientadores.

 

Este tumor es raro en perros en comparación con los gatos. No parece haber ninguna raza, sexo o edad particular que sea más susceptible, pero se sospecha que los perros con fosas nasales más grandes pueden tener un mayor riesgo, y los perros con narices pigmentadas ligeras están en riesgo. Pasar mucho tiempo bajo el sol también puede aumentar el riesgo.

 

Síntomas y tipos
 

-Este tumor progresa lentamente, a menudo comienza como una costra superficial y costra
-Disminución del aire por la nariz (es decir, más respiración por la boca)
-Estornudos y estornudos inversos (es decir, respiraciones internas repentinas e involuntarias)
-Hemorragias nasales (epistaxis)
-Secreción nasal
-Hinchazón del área afectada, incluyendo hinchazón del ojo, pérdida de la -vista
-Deformidad facial
-Lágrimas excesivas de los ojos (epífora)
-Signos neurológicos (por presión en el cerebro): convulsiones, desorientación, cambios de comportamiento
 

Causas
 

-Exposición a una luz solar excesiva
-Ausencia de pigmento protector
-Exposición a inhalantes tóxicos
 

Diagnóstico
 

Tendrá que darle a su veterinario un historial médico completo de la salud de su perro y la aparición de los síntomas. Su veterinario realizará un examen físico con pruebas de laboratorio completas, incluidos análisis de sangre completos, perfiles bioquímicos y análisis de orina. Los resultados de estas pruebas generalmente son normales en pacientes afectados. Si bien la metástasis rara vez se ve en los pulmones, su veterinario puede tomar radiografías torácicas para evaluar si hay metástasis en los pulmones. Otras afecciones que su médico buscará son enfermedades dentales, aspergilosis, rinitis bacteriana, objetos extraños (como el awn de una planta) y parásitos (como los ácaros).

 

Para que se realice un diagnóstico apropiado, su veterinario deberá tomar muestras de tejido y líquido del área afectada. Su veterinario también tomará muestras de los ganglios linfáticos para detectar si hay metástasis. Las imágenes de resonancia magnética (MRI) y la tomografía computarizada (TC) pueden proporcionar más información sobre la extensión del tumor, así como ayudar a la resección quirúrgica del tumor.

 

 

Tratamiento
 

Hay varias modalidades quirúrgicas disponibles y la selección se basará en la ubicación y el alcance del problema. Se realizará una cirugía para extirpar el tejido afectado junto con algunos márgenes del tejido normal, para asegurarse de que se haya eliminado todo el tejido afectado. Si el tumor es de naturaleza invasiva, se requerirá una resección quirúrgica más profunda, seguida de radioterapia. La quimioterapia también se puede recomendar en estos pacientes, aunque aún no se ha evaluado satisfactoriamente para este tipo de cáncer. Su veterinario consultará con un oncólogo veterinario para obtener el mejor plan de tratamiento para su perro.

 

Vivir y administrar
 

El pronóstico general es bueno si el tumor es pequeño y superficial. Si el tumor es invasivo y de naturaleza metastásica, el pronóstico no será positivo. La decisión de seguir adelante con la cirugía o la terapia química se basará en el pronóstico real. En algunos casos, el control del dolor al final de la vida puede estar en orden. Un buen soporte nutricional es esencial para estos pacientes para garantizar el mantenimiento del peso corporal y la condición.

 

Siempre busque asesoramiento e instrucciones de un oncólogo veterinario antes de administrar medicamentos de quimioterapia, ya que estos medicamentos son altamente tóxicos para la salud humana. Las mujeres embarazadas, en particular, deben tener especial cuidado al administrar medicamentos quimioterapéuticos a sus mascotas. Los medicamentos de quimioterapia tienen la posibilidad de efectos secundarios tóxicos, por lo que su veterinario deberá controlar de cerca la estabilidad de su perro, cambiando las cantidades de dosis según sea necesario.

 

Después de la cirugía, debe esperar que su perro se sienta dolorido. Su veterinario le dará analgésicos para su perro para ayudar a minimizar las molestias, y tendrá que establecer un lugar en la casa donde su perro pueda descansar cómoda y silenciosamente, lejos de otras mascotas, niños activos y entradas concurridas. Los viajes al aire libre para aliviar la vejiga y el intestino deben ser cortos y fáciles de manejar para su perro durante el período de recuperación. Use analgésicos con precaución y siga todas las instrucciones cuidadosamente; uno de los accidentes más prevenibles con mascotas es la sobredosis de medicamentos.