Inflamación de nariz y seno en perros

Inflamación de nariz y seno en perros

Rinitis y sinusitis en perros
 

La rinitis se refiere a la inflamación de la nariz de un animal; la sinusitis, por su parte, se refiere a la inflamación de los conductos nasales. Ambas condiciones médicas pueden causar el desarrollo de una secreción de moco. Con la inflamación prolongada, las infecciones bacterianas son comunes.

 

Los perros mayores a menudo experimentan el crecimiento y la presencia de tejido anormal (neoplasia) o enfermedad dental, lo que resulta en inflamación.


Síntomas y tipos
 

Hay una variedad de síntomas que se pueden observar en perros afectados por rinitis y sinusitis, que incluye:

 

-Estornudo
-Deformidad facial
-Pérdida de apetito (anorexia)
-Secreción nasal (es decir, moco)
-Disminución del flujo de aire (nariz tapada) en uno o ambos pasajes -nasales
-Estornudar de forma inversa (cuando el animal absorbe una bocanada de aire para extraer la secreción en la parte posterior de sus fosas nasales hacia la garganta)
 

Causas
 

Algunos de los factores más comunes que pueden causar rinitis y sinusitis incluyen:

 

-Parásitos
-Enfermedad fúngica
-Absceso de la raíz del diente
-Infecciones virales o bacterianas
-Neoplasia (crecimiento anormal de tejido)
-Anomalías congénitas (por ejemplo, paladar hendido)
-Presencia de un objeto extraño dentro de la nariz
-Pólipos nasales (crecimiento de tejido no maligno o tumor en la nariz)
 

Diagnóstico
 

Tras el examen inicial, es probable que el veterinario busque signos de abscesos y úlceras en la raíz del diente. Él o ella examinará el tejido oral y las encías del gato en busca de anomalías, y querrá descartar otras causas de la inflamación, como la hipertensión o la enfermedad de las vías respiratorias inferiores.

 

Se realizará un examen dental, análisis de sangre, imágenes y examen físico para determinar la causa subyacente de la inflamación y para crear un curso adecuado de tratamiento.

 

La secreción nasal que se produce en ambos pasajes nasales a menudo se asocia con viral viral o bacteriana. Cuando la secreción solo está presente en un pasaje nasal, puede causar una infección por hongos, neoplasia (presencia de células anormales), un absceso de la raíz del diente o la presencia de un objeto extraño en la nariz.

 

Tratamiento
 

El uso de un humidificador a veces puede aflojar la mucosidad nasal, lo que facilita el drenaje. La inflamación crónica rara vez es curable, pero puede tratarse de forma continua.

 

Si hay una infección bacteriana presente, los antibióticos son el primer curso de acción. De lo contrario, se prescribirá medicamentos para tratar la causa subyacente de la inflamación.

 

Vivir y administrar
 

El mantenimiento continuo depende de la condición médica subyacente.