Dueños de perros: está bien pedir ayuda

Dueños de perros: está bien pedir ayuda

En los comerciales, la propiedad de mascotas parece tan fácil. Familias despreocupadas y sonrientes con perros tontos trotando junto a ellos sin correa o sentados con atención en las gradas mientras los niños juegan al fútbol. La realidad puede ser una historia diferente.

¿cómo se puede hacer que compañeros dueños de perros entiendan que está bien pedir ayuda?

Tal vez sería útil poner las cosas en perspectiva. Las mujeres madres, lo que probablemente sientan es que, "toda su vida",como madren, vestían sombreros de taxista, programaban a la reina, la enfermera, el árbitro y el consejero, entre otras cosas. Pero se duda que madres dijeran que, cuando se trataba de una enfermedad grave, un problema de conducta o un problema de escolaridad, su experiencia las convirtieran en una doctora, psiquiatra o docente profesional. De hecho, una de las cosas que hicieron de esas madres unas grandes madres fueron su disposición a llevar a los profesionales cuando necesitában ayuda más allá de su capacidad. Entonces, ¿cómo se aplica esto a los padres de mascotas?

Tener mascotas toda su vida puede enseñarle sobre la alegría que brindan, pero un profesional calificado puede aportar aún más a su relación.

La persona promedio probablemente pueda descubrir los conceptos básicos de la enseñanza de "sentarse" o el entrenamiento en el hogar. ¿Pero qué pasa cuando un cachorro gruñe cuando se acerca a su plato de comida? ¿O cuando él tira sin parar de la correa? ¿O juega demasiado duro en el parque para perros? A veces solo necesita hablar con un profesional. Y eso está bien. No lo convertirá en un dueño de mascota incompetente. Incluso podría arriesgarse a suponer que trabajar con un entrenador de perros profesional certificado o con un especialista en conducta animal calificado lo hará un mejor dueño de mascotas de lo que era antes.