¿Cómo se obtiene que el perro de su vecino pare de ladrar?

¿Cómo se obtiene que el perro de su vecino pare de ladrar?

Habla con el vecino

Es importante no enojarse con el perro, por más tentador que eso pueda ser. El perro es solo un perro y hace lo que hacen los perros. En cambio, ve donde el vecino directamente. Es posible que no se den cuenta de que existe un problema si el perro ladra mientras están fuera del trabajo o fuera de la casa, o es posible que ya sepan que el ladrido es un problema y que están tratando de solucionarlo. No haga suposiciones o acusaciones, y acérquese una vez que haya tenido tiempo de calmarse.

Conoce a al vecino en persona. Las notas escritas a mano se pueden ignorar y no conducen a un diálogo. Comunicar los problemas que está teniendo con el perro de su vecino es clave.

Bloquear la vista del perro

Los perros pueden ladrar si están siendo territoriales y sienten que se mudan a su territorio. Si descubre que el perro de su vecino ladra cada vez que entra en su jardín o se acerca a la propiedad del vecino, es probable que sea territorial. Una buena solución para este tipo de ladridos es bloquear la vista del perro con una valla, algún tipo de pantalla, o algunos arbustos y árboles de privacidad.

Hacer de amigos con el perro

El perro aún puede sentir su presencia escuchándo u oliéndo, por lo que si persisten los ladridos, puede ser momento de presentarse al cachorro para que sepa que no es una amenaza. Pregúnte a su vecino si puede conocer a su perro y hacer amigos. Si el perro ya no te considera un intruso, es posible que no sienta la necesidad de ladrar cuando está cerca.

También puede sorprender al perro cuando está en su jardín porque no sale a menudo. Si el perro se asusta, es posible que desee intentar pasar más tiempo en el patio. De esa forma, nada parecerá fuera de lo normal para el perro cuando esté allí.

Utilice un emisor de silbato o ruido

El refuerzo positivo es la mejor forma de entrenar a un perro, pero si su vecino no toma el entrenamiento en serio, puede que tenga que corregir el comportamiento del perro que ladra. El silbato de un perro hace un ruido que no molestará a los humanos y no dañará a los perros, pero la alta frecuencia molestará a cualquier chucho que pueda oírlo. Cuando el perro del vecino comience a ladrar, dé un golpe al silbato. Puede causar más ladridos al principio, pero si el cachorro asocia sus ladridos con el silbido irritante, eventualmente dejará de ladrar para evitar el ruido.

También hay emisores de ruido de alta frecuencia que puede colocar al aire libre. Estos responderán a los ladridos y emitirán un ruido similar al silbido del perro. Se espera que esto corrija el comportamiento. Estas soluciones pueden funcionar, pero tomando en cuenta que otros perros que viven cerca también pueden molestarse por el ruido, incluso si no son los que hacen el ladrido.

Archivar una queja de ruido

Si lo demás falla y su vecino no intenta frenar los ladridos, puede ser hora de presentar una queja por ruido. Hable con sus otros vecinos y mire si están tan molestos por los ladridos. Pedir que presenten una queja similar. Busque sus leyes locales, ya que las diferentes áreas tienen diferentes leyes que rigen los ladridos de los perros y las quejas de ruido.

Las autoridades de control de animales generalmente serán responsables de hacer cumplir las quejas de ruido sobre ladrar perros. Es muy probable que su vecino reciba una advertencia formal, pero si el ruido continúa, se les puede emitir una citación. Llamar a la policía no siempre es el mejor movimiento, ya que los oficiales a menudo tienen problemas más grandes de los que preocuparse que ladrar a los perros. Sin embargo, pero si el abuso o la negligencia están causando los ladridos, debe involucrar a las autoridades.

Con suerte, las advertencias y las citas motivarán a su vecino para que resuelva el problema. De lo contrario, puede ser un buen momento para invertir en algunos tapones para los oídos o auriculares con cancelación de ruido.