Envenenamiento por uvas y pasas en perros

Envenenamiento por uvas y pasas en perros

Toxicidad de uva y pasas en perros
 

Las uvas y sus contrapartes secas, pasas, pueden parecer inofensivas, pero no para los perros. Incluso pequeñas cantidades de uvas o pasas pueden resultar fatalmente tóxicas para un perro. El problema es que no todas las uvas pasas y tazas de resultados similares. Además, no todos los perros reaccionaron a los principios tóxicos de las uvas y las pasas de uva.

 

Qué mirar?
 

Los perros de cualquier edad, raza o sexo pueden verse afectados. Una de las complicaciones más graves de la toxicidad de la uva / pasas es la insuficiencia renal aguda (repentina) con la falta de producción de orina (anuria). Los vómitos y / o la diarrea a menudo se presentan dentro de las primeras horas, y después de 24 horas de ingestión, el vómito y el contenido, fecal, pueden contener trozos de uvas, y / o pasas. Otros síntomas incluyen dolor abdominal, deshidratación e inusual quietud y debilidad.

 

Causa primaria
 

Aunque todavía no se conoce la sustancia exacta que causa la reacción tóxica, se ha demostrado que incluso pequeñas cantidades de uvas o pasas pueden resultar fatalmente tóxicas para algunos perros.

 

Cuidado inmediato
 

Esta es una emergencia que requiere un tratamiento inmediato. Si está seguro de que su perro está en su lugar, puede inducir el vómito tan pronto como sea posible, antes de que las toxinas en la fruta puedan ser absorbidas. Llame a su veterinario.

 

Sin embargo, es importante que no induzca el vómito si su perro está inconsciente, tiene problemas para respirar o muestra signos de angustia o shock grave. Si su perro vomitó o no, después de la atención inicial, debe apresurarlo a un centro veterinario inmediatamente.

 

El carbón activado también es útil para prevenir la absorción de toxinas. Su veterinario suele administrar esta preparación después de que el vómito haya cesado o en caso de que la digestión ya haya ocurrido. Algunos perros son más sensibles que otros y pueden necesitar cuidados más intensivos, como un lavado / lavado de estómago y terapia de fluidos a largo plazo.

 

Cuidado veterinario
 

Diagnóstico

 

Si su perro ha vomitado o ha tenido diarrea, y puede recolectar una muestra, esto ayudará a su veterinario a diagnosticar la gravedad de la afección y comenzar el tratamiento mucho más rápido.

 

Las pruebas de laboratorio de rutina incluyen un examen completo, perfil bioquímico y análisis de orina. Estas pruebas pueden arrojar resultados de aumento en el calcio en la sangre, que en casos graves puede conducir a hipercalcemia y niveles más altos de lo normal de fósforo y creatinina, ambos indicadores del estado funcional del riñón. Se pueden ver algunos cambios en la orina, como la presencia de glucosa y / o proteína.

 

El ultrasonido también puede ser una herramienta de diagnóstico útil para determinar el tamaño del riñón con la evidencia de la destrucción anormal de minerales en los riñones.

 

Tratamiento

 

Un lavado de estómago / lavado y terapia de fluidos se encuentran entre las primeras líneas de tratamiento después de inducir con éxito los vómitos. La terapia con líquidos intravenosos se administrará durante al menos las primeras 48 horas, y se administrará los medicamentos para estimular la producción de orina. Si la orina no se produce en un tiempo breve, su veterinario puede considerar necesario colocar su perro en la diálisis para ayudar a los riñones mientras se recuperan. Durante este tiempo, su médico controlará los productos químicos sanguíneos de su perro a diario.

Una vez que el riñón ha fallado al punto que la orina no puede ser producido por el cuerpo, el sistema completo pronto y el animal afectado muere. En algunos casos, incluso un tratamiento oportuno no es suficiente si la toxina ya ha sido absorbida. El tiempo es esencial en esta situación, pero en todos los casos, el pronóstico está resguardado.

 

Prevención
 

Mantenga las pasas y las uvas fuera del alcance de su perro, ya que los perros ingieren cualquier cosa. Asegúrese de que todos los miembros de la familia estén al tanto de la capacidad tóxica de este alimento, así como de otros productos tóxicos para las mascotas, como el chocolate, la cebolla, el ajo, etc. Y si descubre que su perro tiene pasas o uvas ingeridas, actúe inmediatamente para evitar complicar la situación.