La anestesia y su mascota: lo que los propietarios necesitan saber

La anestesia y su mascota: lo que los propietarios necesitan saber

Cuando una mascota debe ser anestesiada para un procedimiento médico, es normal que el propietario esté nervioso. Además de las preocupaciones sobre el procedimiento en sí, los dueños de mascotas generalmente tienen muchas preguntas sobre la anestesia: ¿qué tipo de anestesia se usará? ¿Cuáles son los efectos secundarios? ¿Cómo se administra? ¿Sentirá mi mascota algún tipo de dolor? ¿El procedimiento puede realizarse con anestesia local o mi mascota debe ser "sometida"? ¿Cómo se controlará a mi mascota durante el procedimiento? ¿Cuáles son los riesgos?


Esto es lo que necesita saber.

Lo básico: anestesia / analgesia / sedación

  • La anestesia es la pérdida de la sensibilidad o la conciencia del dolor.
  • La anestesia general es anestesia acompañada de pérdida de conciencia.
  • La anestesia local es la pérdida de la sensibilidad o el conocimiento del dolor en una parte o región particular del cuerpo. Cuando se administra anestesia local, el animal permanece consciente, aunque se le puede administrar sedación.
  • La analgesia es la pérdida o reducción de la sensación de dolor sin pérdida de conciencia. La aspirina y el paracetamol son ejemplos de analgésicos.
  • La sedación es un estado de ansiedad reducida, estrés o excitación provocada por la administración de un agente sedante o medicamento. La sedación se usa a menudo antes de administrar un anestésico general para calmar a una mascota.

¿Cuándo se usa la anestesia?

Los veterinarios usan anestesia en dos amplios casos:

· Cuando un procedimiento involucra dolor que es más que rápido, molestias menores, por ejemplo, cirugía, ya sea planificada o de emergencia, y procedimientos dentales, como limpiezas y extracciones.

· Durante los procedimientos, incluso los indoloros, que requieren que la mascota permanezca inmóvil. Lamentablemente, no puede decirle a su mascota que se "mantenga quieto" y espera que obedezca.


Los procedimientos comunes no quirúrgicos que requieren el uso de anestesia incluyen los siguientes:

· Estudios de imágenes, como rayos X, tomografías computarizadas y resonancias magnéticas. (Algunas veces, la sedación sola, sin anestesia general, puede ser suficiente para calmar al paciente y mantenerlo quieto).

  • Endoscopia
  • Tratamientos de radiación para el cáncer

Preparación para la cirugía

A menos que su mascota tenga un procedimiento de emergencia, su veterinario realizará un examen completo antes del día de la cirugía. Dependiendo de la edad del animal, su historial médico y su estado general de salud, se pueden realizar otras pruebas como radiografías, ECG, ecografía cardíaca y análisis de sangre. Los resultados de ese examen y cualquier prueba necesaria pueden afectar la elección del agente anestésico del veterinario, así como alertarlo sobre los posibles riesgos de la cirugía.

Anestesia general: ¿qué sucede realmente?

Preparación


Antes de administrar anestesia general, el paciente generalmente se premedica con un sedante para que se sienta tranquilo y relajado. El uso de un sedante en un animal excitado o asustado puede permitir que se use menos anestesia general y generalmente hará que la recuperación de la anestesia sea un proceso más suave.


En la mayoría de los casos, también se administra un analgésico junto con la sedación. Esto reduce el dolor postoperatorio y hace que la recuperación sea menos traumática.

Inducción

El proceso de producir la inconciencia a través de la anestesia general se llama "inducción". La inducción generalmente se produce mediante el uso de un agente anestésico intravenoso (IV) de acción corta. Después de que se ha logrado la inducción y el animal está inconsciente, se inserta un tubo de plástico blando (tubo endotraqueal) en la tráquea y se conecta a una máquina que contiene gases anestésicos y oxígeno.


Aunque los dueños de mascotas a menudo se sienten incómodos con la idea de insertar un tubo en la tráquea de su mascota, es importante recordar que la mascota está completamente inconsciente cuando se hace esto. Además, tener el tubo en su lugar es una medida de seguridad clave, ya que permite al equipo quirúrgico proporcionar asistencia respiratoria al paciente si eso fuera necesario durante la cirugía.


El tubo endotraqueal también protege al paciente de la inhalación accidental de contenido estomacal en las vías respiratorias durante el procedimiento.

Durante el procedimiento

Si su mascota ha recibido anestesia general, sus funciones vitales, incluida la frecuencia cardíaca y la frecuencia respiratoria, se controlan cuidadosamente durante todo el procedimiento quirúrgico. Este monitoreo cercano permite al cirujano intervenir rápidamente si hay alguna complicación.


El medicamento anestésico general se administra continuamente durante el procedimiento en la cantidad necesaria para mantener la "profundidad" deseada de la anestesia. La profundidad correcta depende de la cirugía que se realice y de la respuesta particular del paciente al anestésico utilizado.


El equipo quirúrgico evaluará indicadores tales como reflejos, tono muscular y cambios en los signos vitales durante la cirugía, y aumentará o disminuirá la dosis de anestesia según sea necesario para mantener la profundidad correcta de la anestesia.

¿Cuáles son los riesgos?

Aunque ningún procedimiento médico o medicamento está exento de riesgos, los métodos modernos de anestesia veterinaria son altamente sofisticados y generalmente seguros.


Buscamos la opinión de un experto en el campo: Diane Wilson, DVM, MS, MRCVS, ACVA (Diplomate), un anestesiólogo veterinario certificado por la junta con Med-Vet, una práctica de emergencia veterinaria en Worthington, OH. Wilson dijo: "Los riesgos de la anestesia son mucho menores de lo que solían ser. Cada vez hay más anestesiólogos veterinarios y técnicos veterinarios certificados por la junta con capacitación especializada en administración de anestesia. Además, se usan gases anestésicos nuevos y más seguros, y nuestra capacidad de controlar a los pacientes durante la cirugía ha mejorado mucho ".

Preguntas que hacer

Los métodos modernos de anestesia veterinaria hacen que la cirugía de todo tipo sea más segura para nuestras mascotas que nunca.


Si su mascota será sometida a cirugía o algún otro procedimiento que requiera la administración de anestesia, no dude en hablar de sus preocupaciones con su veterinario. Además de cualquier pregunta que pueda tener, aquí hay algunas otras que quizás quiera preguntar:

· ¿Quién administrará la anestesia y controlará a mi mascota durante el procedimiento?

· ¿Cuánto tiempo tendrá que permanecer mi mascota en el hospital después de la cirugía?

· ¿Esta instalación veterinaria cuenta con un monitoreo nocturno calificado de pacientes posquirúrgicos?

· ¿Qué se hará para mantener a mi mascota cómoda y sin dolor en el período posquirúrgico?


Su veterinario estará encantado de abordar estas y otras inquietudes que pueda tener. Si bien los riesgos de la anestesia no se pueden eliminar, no debe permitir que su preocupación por esos riesgos lo disuada de obtener el tratamiento necesario para su mascota.