Cómo saber si un perro está estresado

Cómo saber si un perro está estresado

Cómo saber si un perro está estresado

Los perros muestran estrés de maneras obvias y sutiles. Comprender la causa del estrés de un perro es el primer paso para ayudarlo a superarlo. Las razones comunes para el estrés en los perros incluyen situaciones como el confinamiento, trauma, ruido excesivo y cambios drásticos en el medio ambiente. Si bien el estrés ocasional es normal y se puede esperar, el estrés prolongado o crónico puede tener un efecto adverso en su perro que a veces es profundo. Si su perro parece estar estresado con frecuencia, comuníquese con su veterinario o un especialista en conducta animal para el diagnóstico y el tratamiento.

Paso 1

Mire el lenguaje corporal de su perro. Si su perro está gimiendo, jadeando o bostezando, puede estar estresado. Bostezar a menudo es la forma en que un perro intenta calmarse si está nervioso. La lengua del perro puede estar rígida y ahuecada en la punta si tiene estrés. Mueva a su perro a una habitación o lugar donde se sienta seguro y cómodo para ayudarlo a calmarse.

Paso 2

Observe el movimiento de su perro. Marcar, alejarse de una persona u objeto, o mantenerse en cuclillas indica ansiedad. Si ve a su perro en una posición amenazada o encogida, intente bloquear visualmente lo que cree que puede estar molestando antes de moverlo a otro lugar. Visualmente oscurecer el objeto de su estrés puede calmarlo lo suficiente como para que pueda restringirlo con seguridad.

Paso 3

Inspeccione el pelaje de su perro para perder más de lo esperado. Si está temblando o temblando y no tiene frío, es probable que algo en su entorno esté causando estrés. Los parches desnudos o llagas en el cuerpo de su perro pueden ser una señal de que se está lamiendo a sí mismo como una forma de aliviar el estrés, o que él mismo está tratando de tratar una dolencia de la piel.

Paso 4

Mire las huellas de su perro en el piso. Si están sudorosos y no están mojados por el aire libre, eso es un signo de descontento. Esconder o evitar otras mascotas domésticas o miembros de la familia también puede ser un indicador. Ofrezca a su perro un regalo o mastique un juguete en un lugar tranquilo para distraerlo de su preocupación. Un masaje suave también puede relajar a su perro.