Todo sobre las enzimas digestivas para perros

Las proteínas, las grasas y los carbohidratos son los tres macronutrientes que juntos componen todos los alimentos. Cada uno es importante para la salud de su perro. Los macronutrientes se deben descomponer en pedazos que el cuerpo usa para alimentarse. La digestión comienza con la masticación (o la deglución, en el caso de algunos perros), que hace que el cuerpo libere enzimas digestivas en la boca, el estómago y los intestinos. Las enzimas digestivas vienen en tres variedades: proteasas para digerir proteínas, lipasas para grasas y amilasas para digerir carbohidratos.

 

Los perros producen suficiente de sus propias enzimas digestivas una vez que tienen la edad suficiente para ser destetados de la leche de su madre. También obtienen enzimas adicionales de los alimentos, especialmente las frutas y verduras que les puedes dar. A menos que su perro tenga tipos muy específicos de enfermedad, no necesitará suplementos de enzimas. Sin embargo, si la digestión de su perro no es perfecta, hay algunos pasos que puede seguir para ayudar a mejorarla.

 

Tratamiento de malestar digestivo en perros
 

Si su perro tiene malestar digestivo ocasional, puede beneficiarse de alguna ayuda. Si el malestar digestivo de su perro es lo suficientemente leve como para no necesitar atención veterinaria, los tratamientos no deberían representar ningún riesgo. Sin embargo, la diarrea que dura más de 24 horas que está asociada con cambios en el comportamiento de su perro (como letargo, inapetencia o vómitos) o tiene sangre o moco es una preocupación médica real, y debe consultar a su veterinario inmediatamente.

 

Si su perro simplemente tiene heces blandas ocasionales, los remedios caseros podrían ser apropiados. Antes de comenzar a considerar las enzimas digestivas, existen varias opciones para ayudar a regular la digestión que son seguras, económicas y pueden ayudar a restaurar la salud intestinal de su perro.

 

Fibra adicional
 

Si el malestar intestinal de su perro no se debe a cambios o adiciones de alimentos (en cuyo caso, cámbielo o deje de darle el nuevo artículo), la fibra adicional es el mejor primer tratamiento. Una cucharada o dos de calabaza enlatada agregada una vez al día a la comida de su perro es segura y efectiva. La fibra es un prebiótico o un ingrediente alimenticio no digerible que promueve el crecimiento de microorganismos benéficos en los intestinos. Muchas frutas y verduras son buenas fuentes de fibra, incluidas las verduras de hoja verde, las batatas y las zanahorias. Es mejor darle a su perro alimentos fibrosos en lugar de un suplemento de fibra, a menos que esté bajo supervisión veterinaria.

 

Probióticos
 

Los probióticos son otra opción para tratar el trastorno digestivo ocasional. Los probióticos son bacterias especialmente seleccionadas que promueven un sistema digestivo saludable. Lo mejor es elegir un probiótico que esté formulado para las necesidades de su perro. El uso de un probiótico humano para perros puede empeorar su malestar digestivo.

 

Suplementos vitamínicos
 

Algunos perros pueden beneficiarse de suplementos vitamínicos para mejorar la digestión. Las vitaminas son cofactores digestivos importantes. Un co-factor es algo que se requiere para que funcione una enzima. Una vitamina en particular que se asocia con una mejor digestión es B12. B12 puede ser administrado como una inyección por su veterinario.

 

Multivitamina
 

Si la dieta de su perro no está formulada para satisfacer todas sus necesidades nutricionales, puede beneficiarse de una multivitamina. Cuando se cocina en casa para su perro, es muy difícil, si no imposible, equilibrar perfectamente todos los micronutrientes, como vitaminas y minerales, que su perro necesita. Un suplemento vitamínico puede ayudar a llenar los vacíos y mejorar la salud de su perro. Pregúntele a su veterinario cuál es el adecuado para la edad y el estado de salud de su perro.

 

Suplementos enzimáticos para perros
 

En raras ocasiones, los perros tienen una afección muy grave que les impide digerir los alimentos y extraer la nutrición necesaria de ellos. La insuficiencia pancreática exocrina (EPI) es una enfermedad en la que los perros no pueden producir sus propias enzimas digestivas. Los perros con EPI no pueden aumentar de peso a pesar de tener un gran apetito y tener heces sueltas o grasosas o diarrea. Estos perros deben ser alimentados con enzimas pancreáticas en polvo antes de cada comida. Esta rara enfermedad es hereditaria en Pastor Alemán. Si le preocupa que su perro tenga EPI, consulte a su veterinario y realice pruebas para que pueda llevar a su perro al camino de la salud.

 

Si bien podría parecer que estas enzimas adicionales beneficiarían a todos los perros con irregularidad digestiva, ese no es el caso. Para la mayoría de los perros, los suplementos de enzimas pancreáticas no son necesarios ni beneficiosos. Al principio, las enzimas suplementadas pasarán a través de ellos. Con el uso crónico, pueden suprimir el páncreas para que su perro confíe en el suplemento, convirtiendo a un perro saludable en uno que requiera medicación en cada comida. Si su perro sufre de pancreatitis crónica, la reducción de la carga de trabajo del páncreas parece que podría ayudar, pero no hay evidencia de que la administración de suplementos enzimáticos reduzca la recurrencia de la enfermedad.

Antes de correr el riesgo de alterar el equilibrio digestivo natural de su perro al agregar enzimas digestivas, hable con su veterinario si su perro tiene irregularidad digestiva. Si su perro come bien y tiene deposiciones sólidas y regulares, no se meta con algo bueno.