Cáncer de hueso (condrosarcoma) en perros

Cáncer de hueso (condrosarcoma) en perros

Condrosarcoma del hueso en perros
 

El condrosarcoma (CSA) del hueso es una forma de cáncer maligna y de diseminación rápida que, si no se diagnostica y trata a tiempo, puede ser potencialmente mortal. El condrosarcoma surge del cartílago del cuerpo, el tejido conectivo que se encuentra entre los huesos y las articulaciones, a menudo haciendo metástasis a otras partes del cuerpo, incluidas las costillas. Este es el tumor costal más común que se encuentra en perros, y el segundo tumor primario más común en perros, que representa del 5 al 10 por ciento de todos los tumores óseos primarios.

 

La mayoría de las CSA involucran huesos planos, con alrededor del 30 por ciento en la cavidad nasal y alrededor del 20 por ciento en las costillas. Esta forma de cáncer también afecta las extremidades, con un debilitamiento resultante en la estructura del hueso debido al tumor invasivo. Las fracturas del hueso son comunes.

 

Las razas grandes de perros corren un mayor riesgo, al igual que los perros mayores. El condrosarcoma afecta con mayor frecuencia a perros de aproximadamente ocho años de edad, pero se ha encontrado en perros de casi todas las edades.

 

Síntomas y tipos
 

Si el tumor afecta la pierna, se observará la cojera
Dolor en el área afectada, p. miembro
Hinchazón en el sitio del tumor
Estornudos y respiración difícil si el tumor involucra la cavidad nasal
Secreción nasal y / o sangrado nasal si el tumor involucra la cavidad nasal
Fractura en el hueso de la extremidad afectada
Otros signos dependerán del (de los) sitio (s) metastásico (s)
 

Causas
 

Aunque no se ha identificado una causa exacta, múltiples crecimientos cartilaginosos o protuberancia pueden conducir a esta forma de cáncer.

 

Diagnóstico
 

Tendrá que dar un historial completo de la salud de su perro y el inicio de los síntomas. Su veterinario realizará un examen físico completo de su perro, que incluirá un conteo sanguíneo completo (CBC), un perfil bioquímico y un análisis de orina. Los resultados de estas pruebas generalmente están dentro de los rangos normales. También se tomarán muestras de tejido de los ganglios linfáticos locales para el análisis de las células cancerosas y evidencia de la respuesta del sistema inmune.

 

Los estudios radiográficos de las áreas afectadas pueden mostrar la extensión de la invasión del tumor. Los rayos X, la tomografía computarizada (TC), los escaneos óseos nucleares y las radiografías generalmente serán útiles para diagnosticar el estadio y el tipo del tumor. Las exploraciones óseas pueden mostrar afectación de tejidos blandos y huesos adyacentes. El método más concluyente y directo para hacer un diagnóstico es normalmente tomando una biopsia del crecimiento para análisis microscópicos de laboratorio.

 

Tratamiento
 

Este es un tumor altamente agresivo y potencialmente mortal, que requiere un tratamiento rápido. La amputación o el salvamento de la extremidad generalmente se recomienda en los casos en que no hay metástasis (diseminación) del tumor en la extremidad afectada. Para los tumores nasales, la radioterapia es normalmente el tratamiento de elección. La radioterapia también puede ayudar a prolongar la esperanza de vida en aquellos perros en los que los tumores son inoperables.

 

Si el tumor afecta las costillas, su veterinario puede decidir eliminar las costillas afectadas y los tejidos pulmonares cercanos a través de una escisión amplia para evitar la metástasis. También se puede recomendar la quimioterapia, pero la efectividad de esta terapia aún no se ha evaluado completamente para la CSA. Actualmente, la cirugía es el único tratamiento administrado para esta enfermedad.

 

Vivir y administrar
 

Se le puede recomendar que vuelva a visitar a su veterinario cada tres meses para una evaluación de seguimiento. Durante este tiempo, su veterinario evaluará a su perro para ver si ha ocurrido alguna metástasis. Se tomarán radiografías de rutina de la parte afectada y otras áreas del cuerpo para verificar la recurrencia y la diseminación del tumor.

 

Después de la cirugía, debe esperar que su perro se sienta dolorido. Deberá limitar la actividad de su perro hasta que cicatrice, dejando un lugar para descansar, lejos de ventanas, entradas, áreas comunes, otras mascotas y niños activos. Si es difícil controlar el movimiento de su perro, puede considerar el descanso en jaula, colocando los platos de comida de su perro cerca para su comodidad. Si es posible, caminar despacio cerca de casa será lo mejor, pero si su perro tiene demasiado dolor para salir a la calle para aliviarse, tendrá que considerar hacer un espacio temporal en el interior mientras tanto, llevar a su perro al aire libre o usar un catéter. Pregúntele a su veterinario sobre qué método sería mejor para su perro.

 

En caso de amputación de la pierna, la mayoría de los perros no tendrán problemas para aprender a compensar la extremidad perdida y vivirán una vida feliz y cómoda.

 

El manejo del dolor es crucial para el tratamiento efectivo del condrosarcoma; su veterinario le recetará los analgésicos apropiados. Siga estrictamente las instrucciones para medicamentos. Una de las causas de muerte más evitables para las mascotas domésticas es la sobremedicación.

 La nutrición es muy importante para una recuperación rápida y deberá controlar la ingesta de alimentos y agua de su perro mientras se está recuperando, asegurándose de que esté lo suficientemente hidratada y de obtener suficientes cantidades de alimentos, pero teniendo cuidado de no sobrealimentar a su perro. Si su perro no puede tomar alimentos por sí mismo, su veterinario le indicará el uso adecuado de un tubo de alimentación que puede pasar al estómago para la administración de alimentos.