Envenenamiento por arsénico en perros

Intoxicación con arsénico en perros
 

El arsénico es un mineral de metales pesados ​​que comúnmente se incluye en compuestos químicos para productos de consumo, como herbicidas (químicos para matar plantas no deseadas), insecticidas (químicos para matar insectos), conservantes de madera y algunas fórmulas de medicamentos para el tratamiento de parásitos sanguíneos como gusano del corazón . En los medicamentos de tratamiento parasitario, el nivel de arsénico está en rangos subletales y no dañará a un perro, pero la sobredosis puede provocar toxicidad. En la mayoría de los casos, los perros ingieren accidentalmente productos que contienen arsénico cuando obtienen acceso a dichos compuestos.

 

Síntomas y tipos
 

En caso de exposición aguda al arsénico, los siguientes síntomas pueden estar presentes en un perro afectado:

 

-Vomitando
-Diarrea
-Dolor abdominal
-Letargo
-Asombroso
-Sangre roja brillante fresca en las heces
-Acostado con extremo agotamiento
-El cuerpo puede sentirse inusualmente frío, especialmente en las extremidades, incluidas la oreja y las extremidades
-Pérdida de consciencia
-Muerte en perros no tratados o en casos de intoxicación grave
-En los síntomas de exposición crónica (a largo plazo) pueden ser sutiles, como falta de apetito y pérdida de peso
 

Causas
 

-Ingestión de compuestos que contienen arsénico
-Sobredosis de medicamentos que contienen arsénico para tratar parásitos del parásito del corazón en perros
 

Diagnóstico
 

La historia de antecedentes es muy importante en el diagnóstico de intoxicación con arsénico y su veterinario deberá saber sobre cualquier compuesto que contenga arsénico que tenga en casa. Deberá proporcionar un historial completo de la salud de su perro, el inicio de los síntomas y los posibles incidentes que podrían haber precipitado esta afección. El historial de cualquier medicamento que se le administre a su perro últimamente también lo ayudará a diagnosticarlo. Con frecuencia, los dueños llevarán sus perros al veterinario con la queja de un episodio repentino e inexplicable de vómito. Sin embargo, pocos propietarios informan haber visto a sus perros ingerir compuestos que contienen arsénico, por lo que esta puede no ser la primera causa tan aparente. Su veterinario realizará un perfil sanguíneo completo, que incluirá un perfil de sangre química, un conteo sanguíneo completo y un análisis de orina. Una muestra del contenido del estómago también puede ser necesaria. El arsénico en la corriente sanguínea o el contenido del estómago confirmarán el diagnóstico. En casos de envenenamiento crónico con arsénico, el nivel de arsénico en el cuerpo puede evaluarse a partir de una muestra de cabello, ya que el arsénico se deposita en el cabello a lo largo del tiempo.

 

Si es posible, debe recolectar una muestra del vómito o la diarrea para llevar al veterinario. Esto ayudará a acelerar el proceso de diagnóstico para que su perro pueda ser tratado antes de que se haga más daño.

 

 

Tratamiento
 

El envenenamiento agudo (repentino) con arsénico es una emergencia y el tiempo sigue siendo el factor crucial para un resultado exitoso. El vómito juega un papel protector en el envenenamiento por arsénico ya que expulsa una gran parte del material venenoso ingerido. Sin embargo, si el vómito no se inicia inmediatamente después, su veterinario deberá realizar un lavado gástrico (irrigación estomacal) para lavar el contenido del estómago. Como el arsénico daña severamente el hígado y los riñones, la diálisis se lleva a cabo para perros que se encuentran en un estado de insuficiencia renal debido al envenenamiento por arsénico. El principal objetivo del tratamiento es eliminar el veneno del cuerpo; por lo tanto, la terapia de fluidos y los medicamentos que promueven la excreción se emplean comúnmente. Además, algunos compuestos son conocidos por quelar (unir) metales pesados ​​como el arsénico, y se usan comúnmente para unir el arsénico que aún está presente en el cuerpo. Los quelantes funcionan tanto al desacelerar el arsénico antes de que pueda atravesar la barrera hematoencefálica como al hacerlo más soluble en agua para que pueda ser lavado del cuerpo de manera más efectiva. Su veterinario puede emplear tales antídotos para mejorar la recuperación de su perro. Su perro puede necesitar ser ingresado en el hospital veterinario por unos días hasta que se haya estabilizado y esté completamente fuera de peligro.

 

Por el contrario, si en realidad fue testigo de que su perro consumió el veneno, puede actuar rápidamente al inducir el vómito, pero esto debe hacerse inmediatamente después del evento. Llame a su médico para obtener instrucciones sobre cómo inducir el vómito de manera segura. Si transcurre el tiempo desde el momento de la ingestión, solo un veterinario puede tratar a su perro. Debido a que los vómitos inducidos pueden ser peligrosos con algunas toxinas, ya que algunos venenos causarán más daño al regresar a través del esófago que al bajar, no induzca el vómito a menos que esté absolutamente seguro de lo que ha ingerido su perro. Si su perro ya ha vomitado, no intente forzar más vómitos.

 

Una última palabra, no induzca el vómito si su perro está inconsciente, tiene problemas para respirar o muestra signos de grave malestar o shock. Si su perro vomita o no, después de la atención inicial, debe llevarlo a un establecimiento veterinario inmediatamente.

 

Vivir y administrar
 

Después de regresar del hospital, permita que su perro descanse adecuadamente y protéjalo de cualquier fuente de estrés. Siga las pautas de su veterinario para el tratamiento en el hogar, como medicamentos y nutrición. La comida fácilmente digerible a menudo se recomienda para perros que se están recuperando de un po