Elegir la comida adecuada para tu perro

Debido a que su perro no puede ir de compras o leer las etiquetas, depende de usted tomar buenas decisiones sobre la dieta de su perro. Esta guía le enseñará qué buscar la próxima vez que navegue por el pasillo de comida para perros.

Aunque parezca obvio, muchos dueños de mascotas no se dan cuenta de la importancia de una dieta equilibrada y de alta calidad para la salud general de su perro. Una dieta saludable ayudará a asegurar que su perro disfrute de huesos fuertes, dientes y encías saludables, un sistema inmune robusto, un pelaje lustroso y una vida larga y feliz. De hecho, alimentar a su perro con una dieta sana y equilibrada puede incluso reducir las costosas visitas veterinarias no planificadas.

1. Pídele consejo a tu veterinario
Con tantas opciones disponibles, elegir la bolsa de croquetas adecuada puede parecer una tarea desalentadora. Solo recuerda: tu perro te amará sin importar cuál elijas. Tal vez la mejor manera de ordenar sus opciones es preguntarle a su veterinario qué marcas y / o fórmulas recomiendan para su perro.

2. Comprende que hay diferentes fuentes para diferentes necesidades
Incluso si selecciona un alimento ideal para su perro hoy, sus necesidades nutricionales pueden cambiar a lo largo de su vida:

Considera el tamaño de tu perro. Muchas marcas ofrecen alimentos que están formulados específicamente para las necesidades de los cachorros en crecimiento. Si su cachorro pertenece a la categoría de raza grande o gigante, es importante que seleccione un alimento diseñado para cachorros de raza grande. Estas fórmulas generalmente incluyen niveles alterados de calcio y fósforo para adaptarse al rápido crecimiento de perros más grandes.


Maneje la enfermedad con dieta. Ciertos tipos de enfermedades se pueden controlar con los alimentos recetados por su veterinario. Por ejemplo, las dietas bajas en proteínas a menudo se recetan para perros con enfermedad renal.

Combate el proceso de envejecimiento. Los perros mayores, como los humanos mayores, pueden necesitar suplementos nutricionales para sentirse lo mejor posible. Los alimentos para perros formulados para perros mayores a menudo tienen niveles más altos de antioxidantes y glucosamina para combatir la inflamación y apoyar el funcionamiento conjunto de los perros con artritis.

3. No trate excesivamente
Las golosinas pueden ser un gran aliado durante el proceso de entrenamiento, pero no exageres. Demasiadas golosinas pueden conducir a la obesidad canina, una afección que a menudo resulta en diabetes, presión arterial alta y problemas ortopédicos, todo lo cual acortará enormemente la esperanza de vida de su perro.

4. Sé tacaño con restos de mesa
Alimentar los desechos de la mesa de los cachorros, como ser demasiado generoso con los dulces, conlleva el riesgo de agregar calorías innecesarias a la dieta de su perro. Contrario a la creencia popular, las golosinas y los desechos raramente "llenan los huecos" en la dieta de un perro. En cambio, estos bocados extra a menudo conducen a un desequilibrio nutricional aún mayor. Además, muchos perros son alérgicos a los alimentos humanos como el trigo y el pollo, que pueden causar picazón en la piel o infecciones del oído. Si debe complacer a su mascota mendicante, algunos veterinarios recomiendan golosinas saludables como zanahorias crudas o judías verdes.

5. Consulte a su veterinario sobre la comida casera
Si bien las dietas caseras tienen sus ventajas, como la capacidad de adaptar las comidas a las necesidades específicas de su perro, lo mejor es desarrollar una dieta casera bajo la supervisión de un nutricionista veterinario. Las sustituciones aparentemente menores en una receta de alimento para perros pueden dar como resultado una dieta desequilibrada, nutricionalmente deficiente o, incluso peor, tóxica para su perro.

6. Comprender los riesgos de las dietas de alimentos crudos
Si bien los defensores pueden ser muy entusiastas con respecto a una dieta que se asemeja más a lo que un perro podría comer en la naturaleza, hay poca evidencia científica que sugiera que haya alguna ventaja en alimentar a su perro con carne y huesos crudos. No solo las dietas crudas presentan los mismos riesgos que las dietas caseras en términos de ser potencialmente desequilibrado o nutricionalmente deficiente, pero las dietas crudas corren un mayor riesgo de contaminación transmitida por alimentos como la salmonella. Además, pequeños fragmentos de hueso crudo pueden perforar el tracto digestivo de su perro. ¡Ay!

Como siempre, siempre es una buena idea consultar con su veterinario antes de realizar cambios radicales en la dieta de su perro.