Los riesgos y beneficios de las dietas de carne cruda para perros

Los riesgos y beneficios de las dietas de carne cruda para perros

Amamos a nuestros perros y queremos brindarles la comida más nutritiva posible, pero decidir qué alimento es mejor no es fácil. El marketing de la industria de alimentos para mascotas a menudo complica el problema y presenta puntos de vista conflictivos. Un tipo de dieta que se está volviendo cada vez más popular, la dieta cruda a base de carne, también es uno de los temas más polarizantes en la nutrición veterinaria.

 

Un artículo reciente revisa los riesgos y beneficios potenciales de las dietas crudas a base de carne. Uno de los principales puntos expuestos en el artículo es que hay fuertes opiniones en cada lado del argumento, pero pocos datos científicos respaldan a ninguna de las partes.

 

Los defensores citan las siguientes razones por las que alimentar una dieta basada en carne cruda es beneficioso:

 

Mejor palatabilidad (sabor)
Dientes más limpios y menos olor a la boca, el cuerpo y las heces
Una capa de cabello más brillante y una piel más saludable
Mejora de la inmunidad, el comportamiento y la energía
Una dieta más natural, parecida a lo que un perro en la naturaleza comería
Evita los efectos nocivos causados ​​por el procesamiento y la inclusión de subproductos o aditivos y conservantes sintetizados químicamente, lo que podría aumentar el riesgo de algunos tipos de cáncer
Evita los posibles contaminantes que pueden contener los alimentos comerciales para perros 
Reducción de la producción de popó y mejora de la salud del colon (extrapolada de estudios en humanos)
 

Los oponentes de las dietas crudas apuntan a lo siguiente:

 

Aumento de los riesgos de salud para los humanos por el manejo de carne cruda y todo lo que toca, así como por la exposición a un mayor número de bacterias en las heces del perro
Aumento de los riesgos de salud para el perro y otras mascotas en el hogar
Una alta incidencia de desequilibrios nutricionales
 

Varias organizaciones veterinarias profesionales recomiendan no alimentar dietas crudas a base de carne. Estas organizaciones citan los riesgos para la mascota, otros animales y los humanos como base para su decisión.

 

Los estudios demuestran que Salmonella se encuentra en una cuarta parte o la mitad de las dietas a base de carne cruda, con un alto número de aislados resistentes que se encuentran. Esto significa que muchos de los antibióticos comúnmente utilizados para tratar las infecciones causadas por estas bacterias no funcionarán. La Salmonella también se puede encontrar en las dietas comerciales, pero el riesgo es mucho menor. Los perros y gatos pueden enfermar a causa de Salmonella, pero el mayor riesgo es para los humanos en el hogar. Muchos otros tipos de bacterias también se encuentran en las dietas crudas. Si se incluyen los huesos, también son posibles los dientes fracturados, la penetración del tracto digestivo y la impactación gastrointestinal.

 

Muchas dietas basadas en carne cruda tienen desequilibrios nutricionales que pueden ser perjudiciales para el perro. Un estudio evaluó 200 recetas de perros sanos y descubrió que el 95 por ciento de las recetas tenían al menos un nutriente esencial por debajo de la cantidad mínima recomendada. Muchos tenían desequilibrios múltiples. Debido a que es muy difícil formular una dieta casera nutricionalmente equilibrada, siempre se debe consultar primero con un nutricionista veterinario.

 

Se necesita más investigación para corroborar los riesgos y beneficios de las dietas crudas. Cada animal individual y las características del hogar deben evaluarse (con la opinión de un veterinario) antes de decidir qué dieta es mejor.