4 razones por las cuales los perros tienen miedo a las escaleras y cómo ayudarlos con su miedo.

4 razones por las cuales los perros tienen miedo a las escaleras y cómo ayudarlos con su miedo.

El temor de subir y bajar escaleras puede afectar a los cachorros, los rescates, los adultos y los perros mayores, y plantea desafíos específicos tanto para el perro como para su dueño. Independientemente de la edad o el tamaño del perro, siempre hay una razón para temblar, llorar y retroceder cuando se enfrenta con una escalera amenazante. A veces es solo una escalera particular lo que pone al perro al borde, y en otros casos, cada plataforma elevada o el aumento en la elevación desencadena una reacción temerosa. Si esto le parece a su cachorro, el primer paso para ayudarlos a superar su miedo es comprender qué lo está causando. Aquí hay algunas posibilidades comunes.

# 1 - Falta de exposición

Para los cachorros, el miedo a las escaleras generalmente proviene del hecho simple de que nunca antes los habían visto. Desde el momento en que nacen, los cachorros están expuestos a un torbellino de nuevas experiencias. Desde la alfombra en la que se colocan hasta el gato del vecino, todo es potencialmente nuevo y aterrador. La primera escalera que ve un cachorro se verá como un gran obstáculo intimidante. Para los más tímidos de la camada, la nueva novedad podría representar una seria amenaza. Los cachorros no son los únicos que desarrollan miedos basados ​​en la falta de exposición. Si tienes un perro más viejo que ha vivido toda su vida en una casa de una sola planta, hay muchas posibilidades de que nunca antes hayan tenido que subir o bajar escaleras. Perdieron esa lección vital durante la socialización del cachorro, y ahora que son mayores, encontrar algo nuevo es especialmente desconcertante.

# 2 - Experiencia traumática

Los perros aprenden a través de experiencias pasadas, y el tipo de exposición que reciben ante ciertos estímulos es tan importante como estar expuestos en general. Si algo malo les sucedió en las escaleras de un avión o cerca de ellas, es natural que desarrollen una fobia. Ya sea que se cayeran o fueran empujados por una escalera, no es probable que olviden lo que sucedió. Incluso si no sufrieron lesiones físicas, sobresaltarse especialmente por algo en las escaleras podría tener un impacto negativo duradero. Se les recordará esa experiencia aterradora cada vez que se encuentran con un tramo de escaleras.

# 3 - Comportamiento aprendido

Por lo general, es un accidente, pero los dueños de perros a veces enseñan a sus mascotas a tener miedo a las escaleras. Si el perro no está permitido en el segundo piso durante el día, por ejemplo, los propietarios utilizarán diferentes tácticas para disuadirlos de usar las escaleras. Las puertas para bebés son aparentemente inofensivas, pero cualquier tipo de apego negativo a las escaleras es suficiente para convencer a un perro tímido de que todas las escaleras son malas noticias, independientemente de las circunstancias. Castigar a un perro cuando intenta subir (o bajar) las escaleras le enseñará a mantenerse alejado.

# 4 - Condición médica

Si ninguno de estos otros escenarios parece tener sentido para su perro, podría ser una condición médica mantenerlos en la planta baja. La artritis, la displasia de cadera o una lesión reciente pueden hacer que subir escaleras sea especialmente doloroso. Si ese es el caso, no tienen miedo a las escaleras, evitan el dolor. Los perros mayores sin problemas previos con las escaleras muestran gradualmente conductas de evitación por esta razón, y una anormalidad congénita en un cachorro joven puede confundirse por una fobia. Hable con su veterinario para descartar posibilidades dolorosas antes de seguir adelante con el entrenamiento.

Superando el miedo

Un perro que tiene miedo a las escaleras demostrará "comportamientos de evitación" que deberían hacer obvio que preferirían eludir los pasos que enfrentar sus inciertas alturas. Podrían caminar con confianza hacia las escaleras solo para girar la cola e ir por el otro lado. Gimotear, poner la cola entre las piernas y actuar de forma general incómoda son otras señales de que no están seguros de la situación. Para perros pequeños, siempre existe la tentación de recogerlos y subirlos o bajarlos por las escaleras. Esto le ahorrará tiempo, pero es una solución temporal. Le enseña al perro que obtienen lo que quieren lloriqueando o actuando con miedo, y no les ayuda a superar su miedo. También es una mala idea arrastrar al perro por el cuello hasta las escaleras. Este comportamiento puede causar desconfianza entre el perro y el dueño, y el perro podría actuar en una forma defensiva de agresión. Pruebe estas técnicas en su lugar.

Contador acondicionado

Un perro que tiene miedo a las escaleras relaciona la escalera con algo negativo. Para revertir sus sentimientos de inquietud, intente algo que los entrenadores de perros llaman "contracondicionamiento". En el caso de escaleras de miedo, la reacción actual del perro es el miedo. El contra acondicionamiento y el refuerzo positivo funcionan reemplazando el miedo con una reacción positiva, como la felicidad y la emoción. Intente usar un juguete favorito o un regalo de especial valor. Comience de pie cerca de las escaleras y anime a los cachorros a acercarse. Cuando lo hagan, dales su recompensa y derríbalos con alabanza. Hágales sentir como si fueran el mejor perro del mundo, y se olvidarán de la aterradora asociación con las escaleras.

Desensibilización

El acondicionamiento en el mostrador funciona mejor cuando se combina con la desensibilización. Esta es la exposición gradual a algo que comienza con baja intensidad y funciona hasta su plena exposición. Recompensar al perro por acercarse a las escaleras es la primera etapa. Lo siguiente es alentar al perro a subir el primer paso. Use el mismo refuerzo positivo que antes, pero esta vez, pise el primer paso y anime a su perro a que lo encuentre allí. Tómeselos con su recompensa especial, y hagan un gran trato acerca de su logro cuando esto suceda. Mantenga esta estrategia para un paso a la vez. Una forma efectiva de lograr una desensibilización gradual es usar el tiempo de la cena para ventaja de su perro. La mayoría de los perros esperan cuando su plato está lleno de comida, y hay una buena probabilidad de que su amor por la cena supere el miedo a las escaleras. El primer día, coloque su plato de comida en el piso junto a las escaleras. Si comen sin dudarlo, mueva el recipiente al primer paso la noche siguiente. Si eso va bien, vaya al segundo paso la noche siguiente. Mantenga el patrón hasta que su perro esté subiendo las escaleras con confianza para llegar a la cena. Es posible que deba permanecer en un solo paso durante algunos días seguidos antes de que estén listos para continuar.

Paciencia

Le tomará más de una lección a un perro superar el miedo a las escaleras. Los casos leves pueden requerir algunos días de entrenamiento de refuerzo positivo, y los perros más temerosos pueden tomar varias semanas. No importa cuán frustrante o inconveniente sea, no se apresure en el proceso. Recuerde mantener la calma y buscar pequeñas mejoras en lugar de esperar grandes resultados.