¿Sabía que estos 7 artículos pueden ser tóxicos para su perro?

¿Sabía que estos 7 artículos pueden ser tóxicos para su perro?

Primero, eliminemos un pequeño descargo de responsabilidad: en la sociedad industrializada de hoy en día, es casi imposible purgar cada toxina de nuestro entorno. El aire real que respiramos a menudo contiene elementos que son riesgosos desde cierta perspectiva, según el experto que solicite. Entonces, cuando se trata de toxicidad ambiental, como corresponde, en este caso, a nuestros perros, debemos reconocer que la preocupación excesiva puede volverse en sí misma bastante tóxica e incapacitante.

Pero, por otro lado, yo diría que se justifica un nivel equilibrado de preocupación. Después de todo, los productos químicos y los aditivos realmente parecen originarse en todas partes en estos días. Como padres de mascotas responsables, la mayoría de nosotros nunca expondría voluntariamente a nuestros fieles amigos peludos a más riesgos de los absolutamente necesarios. Por lo tanto, probablemente sea inteligente familiarizarse con los peligros comunes y cotidianos que pueden derivarse de fuentes sorprendentes. A menudo, hacer solo algunos ajustes centrados en lugares inesperados puede reducir de forma considerable la carga tóxica de nuestro perro.

Con esto en mente, la siguiente lista de verificación resalta un rango de estos factores de riesgo. Algunos pueden hacer que reconsideres al menos parte de la rutina diaria de dieta y estilo de vida de tu cachorro. Ese es precisamente el punto, porque a veces, lo que parece ser una "cosa buena" es más como una buena oportunidad para reevaluar lo que hemos llegado a creer. En consecuencia, aquí hay algunas áreas a considerar:

 

  1. Agua

Si bien la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha compartido las Pautas para la calidad del agua potable, los niveles de contaminantes pueden variar según la región. Algunas áreas tienen niveles problemáticamente altos de químicos peligrosos como arsénico, fluoruro y hierro; mientras que en otras áreas, el agua puede contener concentraciones alarmantes de disruptores endocrinos conocidos, como ftalatos, bisfenoles, pesticidas y productos farmacéuticos. El British Medical Bulletin publicó un informe bastante completo sobre el tema, que puede ser suficiente para que casi cualquier lector evite el agua del grifo por completo. Usar un sistema de filtración casero siempre es una medida de seguridad inteligente, para ti y tu cachorro. Los fabricantes conocidos como Brita, PUR, Aquasana y otros ofrecen una gama de opciones económicas, fáciles de usar para el montaje de grifos y jarras que ayudan a eliminar un gran porcentaje de contaminantes que ponen en peligro la salud.

 

  1. Latas

Los dueños de mascotas gastan millones de dólares anualmente en dietas comerciales enlatadas que mejoran en gran medida la conveniencia de las comidas. Sin embargo, una investigación reciente de la Universidad de Missouri ha encontrado que incluso la alimentación a corto plazo de ciertos comestibles enlatados comercialmente puede conducir a un aumento de tres veces en las concentraciones sistémicas de bisfenol A (BPA) disruptor endocrino. A veces, nuestro estilo de vida agitado hace que las opciones enlatadas sean una necesidad virtual. Pero es inteligente estar al tanto de los problemas que rodean este método de empaque. Cada vez más, es posible encontrar latas que usan forros protectores y que tienen el logo "BPA Free" en la etiqueta.

 

  1. Vacunaciones

Este es un tema muy debatido porque las vacunas pueden desempeñar un papel vital para proteger a nuestras mascotas de una variedad de dolencias que amenazan la salud. Algunos incluso son requeridos por la ley. Por el contrario, sin embargo, los cachorros "sobre-vacunados" podrían desencadenar problemas. Las vacunas movilizan el sistema inmune, por lo que dar demasiados puede comprometer o hiperestimular la respuesta inmune. En su Guía completa de salud natural para perros y gatos, el Dr. Richard Pitcairn también señala que las vacunas mismas pueden contener ingredientes dañinos. Los aditivos y conservantes problemáticos pueden incluir timerosal a base de mercurio, aluminio e incluso formaldehído. Por lo tanto, vale la pena preguntarle a su veterinario sobre alternativas (como la vacuna antirrábica de tres años) que pueden ayudar a aumentar los intervalos entre las actualizaciones.

 

  1. Parásitos preventivos

Los preventivos contra las pulgas y las garrapatas han demostrado su eficacia cuando se trata de matar parásitos, pero esos mismos ingredientes activos pueden plantear problemas de salud para ciertos cachorros. Los culpables comunes incluyen el regulador de crecimiento Methoprene, además de agentes insecticidas conocidos como organofosforados que se absorben fácilmente a través de la piel y pueden causar neurotoxicidad retrasada. Por supuesto, las pulgas y las garrapatas pueden causar una serie de graves problemas de salud y enfermedades. Entonces, en este caso, realmente debes sopesar los pros y los contras. Los collares / polvos herbales (como la marca Planet Natural) están disponibles, pero su efectividad a largo plazo puede ser impredecible, dependiendo del entorno de su perro.

 

  1. Cuero sin curtir

Cuanto más se aproxime al proceso de fabricación de un masticado comercial de cuero crudo, más posibilidades tendrá de explorar otras opciones para su perro. El cuero crudo es un subproducto de lo que se conoce como CAFO (operación concentrada de alimentación animal), otro término para nuestra industria agrícola industrializada. En su libro The Meat You Eat, el autor Ken Midkiff menciona que el ganado CAFO ingiere un cóctel sostenido de antibióticos, arsenicales y hormonas específicamente destinadas a aumentar la producción. Y cuando la piel de los animales se está preparando para la producción comercial, la eliminación del cabello a menudo implica un proceso altamente tóxico y corrosivo llamado encalado con sulfuro de sodio. Cuando se prueban, los residuos tóxicos de cuero crudo incluyen arsénico y formaldehído. Las opciones de masticación más inteligentes y saludables incluyen cornamentas de ciervo, bastones de matón, zanahorias crudas, rodajas de camote deshidratado y el Himalayan Dog Chew absolutamente increíble.

 

  1. Productos para el hogar

Por supuesto, la mayoría de nosotros mantenemos a nuestras mascotas alejadas de sustancias de limpieza evidentemente corrosivas o irritantes, como el blanqueador de cloro, el amoníaco o el removedor de pintura. Pero ese limpiador de alfombras de agradable olor o el aerosol de la habitación puede contener 2-butoxietanol, que podría causar trastornos de la sangre, el hígado, los riñones, la reproducción y / o los pulmones. Un compuesto llamado nitrilotriacetato trisódico (NTA) se utiliza a menudo como un generador en detergentes para ropa, y está catalogado como un posible carcinógeno humano por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer. Los removedores de rozaduras y graffiti frecuentemente contienen xileno, una toxina reproductiva sospechada que también puede causar problemas neurológicos y de memoria con la exposición repetida. Incluso las bolas de naftalina normales suelen contener naftaleno o paradiclorobenceno, carcinógenos sospechosos. Una vez que considere con qué frecuencia su mascota entra en contacto con áreas o superficies afectadas por estas sustancias, puede decidir volver a pensar su rutina de limpieza.

 

  1. Grapas del gabinete de la medicina

Naturalmente, mantienes a tu perro alejado de los analgésicos humanos, los medicamentos para dormir y las recetas. ¿Pero has pensado en Xylitol? Este sustituto del azúcar puede ser extremadamente tóxico para los caninos. Y si bien se encuentra comúnmente en las encías, también lo verá listado en las etiquetas de ingredientes de muchas pastillas para la tos, jarabes para la tos, remedios para el resfriado y preparaciones digestivas de venta libre.