Cómo relajar un perro nervioso

Cómo relajar un perro nervioso

Visión de conjunto

El nerviosismo de su perro tiene una variedad de causas probables, pero los perros generalmente desarrollan ansiedad después de la exposición a un estímulo como truenos, fuegos artificiales o separación. Puede calmar el nerviosismo de su perro al adaptar su comportamiento y alterar la percepción del perro sobre su entorno. El objetivo es hacer que el perro asocie el estímulo con sentimientos positivos en lugar de negativos. En casos de ansiedad crónica y extrema, su veterinario puede recetar medicamentos para tratar el problema.

Paso 1

Controle el comportamiento diario de su perro para identificar la fuente de ansiedad. Si es necesario, fabrique una situación para poner nervioso a su perro. Por ejemplo, reproduce una grabación de fuegos artificiales.

Paso 2

Tenga en cuenta qué escenarios y estímulos hacen que su perro se ponga ansioso. Si su perro muestra una disposición nerviosa general, esto puede estar relacionado con un comportamiento de búsqueda de atención más que con un nerviosismo genuino. El entrenamiento de obediencia, hacer mucho ejercicio y pasar tiempo de calidad jugando con él deberían ayudar.

Paso 3

Exponga a su perro al estímulo que cree que está causando que el comportamiento nervioso confirme la fuente. Por ejemplo, abandone la habitación y escuche si lloriquea si sospecha de ansiedad por separación. Marcar, gimotear, salivar y doblar las orejas hacia atrás son indicadores de nerviosismo.

Paso 4

Introduce una distracción. Cree un escenario que generalmente haga que el perro muestre un comportamiento nervioso. Por ejemplo, saque la aspiradora o actúe como si estuviera a punto de salir de la casa poniéndose la chaqueta y sosteniendo las llaves. Antes de que su perro tenga la oportunidad de mostrar nerviosismo, tírele una pelota o juguete. Esto cambia su enfoque.

Paso 5

Elimine el estímulo que está causando ansiedad, si corresponde. Restaure el entorno de su perro a su estado previo, uno sin el estímulo inductor de nerviosismo.

Paso 6

Golpea al perro lentamente cuando muestre nerviosismo, permitiéndole alejarse si le da la gana. Al actuar de manera normal, le estás demostrando a tu perro que no hay motivo de alarma. Tu perro te busca como guía. Si cambias tu comportamiento cuando se pone nervioso, por ejemplo complaciéndolo, asociará tu cambio de comportamiento con el estímulo que causa su nerviosismo.

Paso 7

Devuelve el estímulo de ansiedad y dale al perro un alimento. Si su perro tiene ansiedad por la separación, dele el tratamiento, luego váyase. Tu ausencia es el estímulo. Los perros aprenden por asociación. Si introduce un estímulo positivo, como un alimento, su perro comenzará a vincular el estímulo con los sentimientos positivos de recibir un tratamiento. Este proceso se llama condicionamiento operante.

Paso 8

Retire el estímulo y continúe interactuando normalmente con su perro. Esto refuerza el concepto de que el estímulo inductor del nerviosismo no es permanente. Repita el proceso durante un período de semanas para neutralizar gradualmente lo que está causando el nerviosismo.