Fiebre manchada de las Montañas Rocosas en perros: síntomas, causas y tratamientos.

Fiebre manchada de las Montañas Rocosas en perros: síntomas, causas y tratamientos.

La fiebre maculosa de las Montañas Rocosas en los perros es una enfermedad causada por la bacteria parásita Rickettsia rickettsi que se transmite a través de la saliva y la sangre de las garrapatas. La bacteria vive la mayor parte de su vida dentro de los roedores huéspedes y no enferma al animal, pero cuando las garrapatas muerden a los roedores y luego se alimentan de los perros, la bacteria se transmite y puede causar una enfermedad que pone en peligro la vida de los caninos. Pueden aparecer anomalías en la sangre y síntomas graves, aunque algunos perros no experimentan síntomas. La fiebre manchada de las Montañas Rocosas aparece en los perros en el norte, sur y centroamérica y es una de las enfermedades transmitidas por garrapatas más comunes en estas regiones. Si su perro muestra signos de fiebre maculosa de las Montañas Rocosas, debe consultar a su veterinario inmediatamente para recibir un diagnóstico y tratamiento, ya que puede ser una enfermedad mortal. Esto es lo que debe saber sobre los síntomas, las causas y los tratamientos para la fiebre manchada de las Montañas Rocosas en los perros.

Síntomas de la fiebre manchada de las montañas rocosas en los perros

Algunos perros que están infectados con Rickettsia rickettsi no muestran signos de infección, mientras que otros desarrollan síntomas graves y potencialmente mortales de la fiebre de las Montañas Rocosas. Estos síntomas pueden ser inespecíficos e imitar los signos de otras enfermedades. Si su perro presenta uno o más de los siguientes síntomas, especialmente después de haber sido mordido por una garrapata o de pasar tiempo en un área donde las garrapatas son comunes, comuníquese con su veterinario de inmediato:

Debilidad

Letargo

Anorexia

Fiebre

Pérdida de apetito

Sangre en la orina

Manchas decoloradas en la piel (morado o amoratado)

Tos

Intolerancia al ejercicio

Respiración dificultosa

Hinchazón de extremidades o cara

Pérdida de coordinación

Dolor en las articulaciones

Dolor abdominal

Vómitos

Diarrea

Enrojecimiento en los ojos

Ganglios linfáticos inflamados

Sangrado repentino (generalmente de la nariz o en las heces)

La sangre no se coagula

Cambios de comportamiento

Arritmia

Convulsiones

Coma

Trauma

Las causas de la fiebre de las montañas rocosas en perros

La fiebre manchada de las Montañas Rocosas se transmite por garrapatas que han mordido a un animal infectado con la bacteria Rickettsia rickettsi. Las garrapatas también pueden transmitir la bacteria a sus compañeros o huevos. Varias especies de garrapatas pueden transmitir la enfermedad y la frecuencia de estas especies puede variar según la región. La bacteria puede pasar a través de una transfusión de sangre de un perro infectado, aunque esto es menos común. Algunos perros corren más riesgo de desarrollar síntomas. Se sabe que los perros de pura raza están más predispuestos, y los pastores alemanes están especialmente en riesgo. Los perros que pasan la mayor parte de su tiempo al aire libre o viven en un área donde las garrapatas son comunes también tienen más probabilidades de ser mordidos e infectados. De marzo a octubre es la temporada de ticks, y la mayoría de las infecciones ocurren durante esa época del año.

Tratamientos para la fiebre manchada de las Montañas Rocosas en los perros

El tratamiento habitual para la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas en perros es un ciclo de antibióticos de dos a tres semanas, la mayoría de las veces doxiciclina, aunque otras drogas también pueden ser efectivas. La mayoría de los perros comienzan a responder al tratamiento rápidamente en tan solo uno o dos días, y cuanto antes comienza el tratamiento, mejor es el pronóstico. La enfermedad puede ser fatal si no se trata durante demasiado tiempo. Las garrapatas deben ser removidas y las heridas deben ser esterilizadas y tratadas. La prevención es una mejor manera de combatir la Fiebre Manchada de las Montañas Rocosas en los perros. Las garrapatas deben colocarse durante varias horas antes de que se transmita la bacteria, por lo que siempre verifique a su perro después de que entren. Hay medicamentos disponibles que pueden evitar que las garrapatas se adhieran a sus perros, y también existen varios remedios caseros que las personas usan para prevenir las picaduras de garrapatas. Discuta estas opciones con su veterinario y mantenga a su perro a salvo.

¿Cómo evita que las garrapatas muerdan a su perro y transmitan enfermedades? Háganos saber en los comentarios a continuación!