11 cosas que la gente hace poniendo en peligro a sus perros.

11 cosas que la gente hace poniendo en peligro a sus perros.

Como amantes de los perros, nuestros cachorros son preciosos para nosotros, y nunca haríamos nada para ponerlos en peligro. Bueno, no intencionalmente. Hay muchas prácticas comunes entre los dueños de perros que ponen en riesgo a nuestros mejores amigos, incluso si no es su intención. A veces se trata de limitarse a ciertas necesidades y prácticas seguras, a veces es una falta de información, y a veces es la creencia errónea de que, como nada malo ha sucedido hasta ahora, probablemente no sucederá en el futuro. Todo lo que se necesita es un error para deletrear desastre para tu perro. Aquí hay 11 cosas comunes que hacen las personas que ponen a sus perros en peligro.

1. Caminando sin una correa

Incluso los perros mejor entrenados están en riesgo cuando caminan sin correa. No se sabe cuándo puede suceder algo fuera de lo común que haga que su perro se escape, potencialmente hacia el tráfico. No llevar correa le da poco control en tales situaciones. No sabe cuándo su perro podría interesarse en la basura en el suelo, otros animales, el desperdicio de otro perro o cualquier cantidad de cosas que podrían ser un peligro de asfixia o portar bacterias y parásitos dañinos. E incluso si su perro es amigable cuando se acerca a otras personas o perros, no todos quieren saludar a su cachorro, y no todos los otros perros son amigables. Esté seguro y siga las leyes de correa.

2. Paseos en coche inseguros

A su perro probablemente le encantan los paseos en automóvil con la lengua colgando de la ventana, disfrutando de los olores flotando en el viento. Sin embargo, es importante que también asegures que el automóvil sea seguro para tu cachorro. Eso significa que la ventana nunca debe descender lo suficiente para que tu cachorro pueda saltar. Ser capaz de esconder la nariz para olfatear suele ser bueno, pero no hay forma de saber cuándo un perro en otro automóvil hará que tu cachorro quiera saltar de visita. Un cinturón de seguridad o arnés también es obligatorio. Si sucede lo peor y te encuentras en un accidente, el cuerpo de tu perro seguirá moviéndose a la misma velocidad que tu auto si no tienen cinturón de seguridad, y probablemente se lastimarán y también te lastimarán cuando se golpeen. tú. Si su perro no se lastima por el choque, aún puede escapar del miedo después del accidente y perderse o ser atropellado por otro automóvil. Una restricción ayudará a los rescatistas a lidiar con su perro asustado, también, cuando vengan a ayudarlo.

3. No vacunar

Las vacunas salvan a los perros de una serie de enfermedades, muchas de las cuales solían ser bastante comunes. Eso es más que nada bueno, pero también hace que algunos padres de perros piensen que ya no necesitan vacunar porque estas enfermedades ahora son raras. Las vacunas son más efectivas cuando cada miembro de la población las tiene, y cuantos más perros no las tengan, mayor será el riesgo de un brote. Es cierto que algunos perros tienen una reacción adversa a las vacunas, pero esos casos son raros y no superan los beneficios de ser vacunados. Mantenga las vacunas de su perro al día.

4. Masticables de cuero crudo

Los masticables de cuero crudo han sido un tratamiento popular para perros durante años, pero no son las golosinas más seguras. Algunos perros tienen alergias o son sensibles al cuero crudo y pueden experimentar irritación digestiva, pero un gran problema es que son un peligro de asfixia y pueden causar obstrucciones digestivas. El cuero crudo puede romperse en pedazos duros, a veces agudos, que no son digeribles. Estos productos masticables también pueden tratarse con productos químicos tóxicos que son dañinos para los cachorros. Lo mejor es mantenerse alejado del cuero crudo y encontrar una alternativa más saludable.

5. Dejar la comida humana fuera

Si su perro es del tipo que le gusta colar un pedazo de la mesa, tenga en cuenta que hay muchos alimentos que son tóxicos para los perros. La mayoría de la gente conoce el chocolate, pero también hay azúcar, uvas, aguacates, sal, ajo, lácteos y alimentos grasos de los que preocuparse. Incluso la mantequilla de maní, que puede contener xilitol, puede ser perjudicial para su perro. Además, los huesos de pollo, costillas o huesos de carne pueden presentar peligro de asfixia o romperse en pedazos filosos que pueden causar daño interno. No deje estos alimentos afuera donde su perro pueda obtenerlos, y asegúrese de que cualquier desperdicio de comida sea puesto en un basurero seguro en el que su perro no pueda meterse.

6. Dejar productos químicos fuera

Los productos de limpieza para el hogar están llenos de productos químicos y muchos huelen bien y tienen un sabor dulce. Estos son tóxicos para perros y pueden causar envenenamiento fácilmente. El anticongelante es especialmente peligroso en los meses más fríos, ya que puede derramarse o derramarse en el suelo y en charcos donde un perro puede lamerlo. Otros artículos para el hogar que contienen productos químicos como popurrí líquido o varitas luminosas también pueden ser peligrosos. Todos estos artículos deben almacenarse de manera segura donde los perros no puedan llegar a ellos. Las superficies que se limpian deben dejarse secar, ya que los perros pueden obtener sustancias en sus patas y lamerlas.

7. Celebraciones navideñas

Las celebraciones navideñas combinan muchos peligros a la vez. Tocando timbres, extraños en la casa, comida y alcohol dejados afuera, puertas que se abren y cierran, y ruidos fuertes de cosas como fuegos artificiales que hacen que los perros terminen perdidos o en el veterinario de emergencia cada año. El 4 de julio es el día más peligroso para los perros debido a los fuegos artificiales que hacen que los perros escapen o que sufran de ansiedad. Halloween es aterrador para los cachorros debido a todas las personas que aparecen en la puerta con trajes aterradores. La Navidad y las vacaciones de invierno son peligrosas debido a todos los alimentos tóxicos, las decoraciones y los riesgos de incendio de las velas. Asegúrate de que tu cachorro esté escondido en una habitación separada con música suave o un televisor para ayudar a reducir la ansiedad y evitar que se pierda.

8. No recoger su caca

Esta es una de esas cosas que los dueños de perros perezosos piensan que se están saliendo con la suya, pero podría volver a morderlos. La caca de perro puede estar llena de bacterias y parásitos, y transmite enfermedades como giardia, parvo y tenias. La caca no solo es dañina, sino que también atrae plagas como ratas que continúan propagando enfermedades. Recoger la caca de su perro no es solo cuestión de deshacerse del hedor, sino también de la salud pública e incluso de la salud de su propio perro. No permita que su perro sea mordido por una rata infestada de enfermedad solo porque usted es demasiado perezoso o demasiado delicado para recoger a su perro.

9. Relajarse en medicina contra pulgas y garrapatas

Algunos dueños de perros se relajan con medicamentos contra pulgas y garrapatas en los meses de invierno porque creen que el frío ha matado a la mayoría de las plagas. El problema es que a las garrapatas y las pulgas les gusta moverse hacia adentro, donde hace calor durante esos meses, y pueden encontrar lugares para esconderse incluso en su hogar. Una infestación puede ocurrir en cualquier época del año y pueden provocar enfermedades como la enfermedad de Lyme, la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas y la parálisis de garrapatas. Mantenga seguro a su perro y use protección durante todo el año contra las pulgas y las garrapatas.

10. Dejar perros sin supervisión con humanos o animales nuevos

Si su perro es amigable, puede sentirse perfectamente cómodo al permitirles conocer nuevas personas, perros o gatos. El problema es que no conoces a esas otras personas, perros o gatos. Dejar a su perro solo con un ser humano que no conoce, especialmente un niño o bebé, los pone en una nueva situación que puede causar ansiedad. Los niños, especialmente, no siempre están familiarizados con la forma de manejar animales, y su perro podría salir del miedo. Es posible que otros perros no se comporten bien o socialicen y comiencen una pelea, y un gato puede no estar tan emocionado de conocer a tu perro como crees. Lo mejor es vigilar a su perro para asegurarse de que tiene el control de la situación. Todo lo que necesita es un momento sin supervisión para que surjan problemas.

11. Equipo inapropiado

Tener el equipo adecuado para mantener a su perro a salvo no es tan fácil como parece. Las correas se clasifican para ciertos pesos, y los collares suelen ser específicos de la raza. Un Greyhound necesita un collar diferente al de un Pit Bull debido al tamaño y la forma de su cabeza, por ejemplo. Los collares y las correas no son lo único de lo que preocuparse. Su perro necesita calzado adecuado para caminar si vive en un área donde hace mucho frío o mucho calor. El pavimento caliente puede dañar las patas de un perro, al igual que el hielo o la sal para derretir la nieve. Incluso los platos de comida son una preocupación que los dueños de mascotas deben prestar atención. Los tazones de plástico pueden separarse o filtrar sustancias químicas en los alimentos y el agua, y algunos cuencos están diseñados con obstrucciones que evitan que su perro coma demasiado rápido, como suelen hacer algunos labradores y perros perdigueros. Todas estas cosas son cuestiones a considerar al comprar el equipo adecuado para su perro. Investigue antes de comprar.

¿Qué otras cosas hacen los dueños de perros que ponen a sus cachorros en riesgo? Háganos saber en los comentarios a continuación!