Los perros comen patillas?

Los perros comen patillas?

¿Pueden los perros comer sandía? La respuesta breve es sí, los perros pueden comer sandía, pero antes de alimentar a su perro con esta sabrosa fruta, hay algunas cosas que debe saber. La sandía tiene muchas vitaminas y nutrientes que son beneficiosos para la salud de su perro, y están hechos con un 92 por ciento de agua, por lo que pueden ser especialmente refrescantes en un día caluroso. Sin embargo, demasiado de algo bueno puede ser algo malo, y las cortezas y semillas de sandías pueden causar serios problemas de salud. Es importante saber cómo servir la sandía a su perro de forma segura para que no se enferme. Esto es lo que debe saber sobre la alimentación de la sandía a los perros.

¿Cómo es la sandía buena para los perros?


La sandía está llena de nutrientes beneficiosos que son saludables para los perros, como el potasio y las vitaminas A, B6 y C. También tiene un alto contenido de fibra, lo que es bueno para la digestión. Aunque la sandía contiene azúcar, el contenido de fibra en la fruta aísla el azúcar y evita que se libere en el torrente sanguíneo con demasiada rapidez. La sandía también es una fuente de licopeno, que es un antioxidante que puede ayudar a prevenir el cáncer.

La sandía es baja en calorías, baja en sodio, sin grasa y sin colesterol, lo que la hace una opción más saludable que muchas delicias comprados en la tienda. Con aproximadamente 92 por ciento de agua, esta fruta puede ser una buena fuente de hidratación y una bebida especialmente refrescante en un día caluroso.

¿Cuándo es mala la sandía para los perros?


La sandía no debe formar una gran parte de la dieta de un perro. Los perros que comen demasiada sandía probablemente tendrán dolor de estómago junto con diarrea u otros signos de malestar gastrointestinal. Algunos perros se molestan cuando prueban un alimento nuevo al que no están acostumbrados. Lo mejor es darle a su perro sandía con moderación, especialmente si no lo han comido antes, y ver cómo reaccionan. Puede preguntar a su veterinario o nutricionista acerca de la cantidad apropiada para su perro individual.

Las semillas pueden representar un problema para los perros. Una o dos semillas pueden no marcar la diferencia, pero muchas semillas pueden terminar causando un bloqueo en el tracto digestivo. Algunos perros grandes pueden pasar las semillas sin problemas, pero los perros más pequeños corren un riesgo especial de bloqueo.

Las cáscaras tampoco son seguras para comer. Aunque los perros mordisquean con seguridad el interior verde claro de la fruta, esta parte de la sandía es firme y difícil de masticar. Los perros pueden tragarse la corteza sin masticarla por completo, lo que puede provocar un bloqueo intestinal. La piel de la sandía también es muy difícil de digerir y puede causar un bloqueo adicional. De nuevo, los perros más pequeños corren más riesgo. Si su perro come las semillas o la cáscara de una sandía y ve los signos de una obstrucción intestinal, que incluye vómitos, estreñimiento, letargo y dolor abdominal, comuníquese con su veterinario de inmediato para evitar complicaciones graves. Debe estar atento a los signos de bloqueo intestinal durante al menos 24 horas después de que su perro se come la cáscara o las semillas.

Los productos dulces que contienen sandía o cualquier cosa que tenga un sabor artificial a sandía probablemente no sean una buena idea para los perros. Por lo general, están llenos de azúcar, productos químicos u otras sustancias que pueden enfermar a su perro. Demasiado azúcar puede provocar malestar gastrointestinal a corto plazo y diabetes u obesidad a largo plazo. Los edulcorantes artificiales como el xilitol pueden incluso ser tóxicos para los perros, por lo tanto, adhiérase a la sandía que usted mismo prepara. De esa manera sabes lo que hay en él.

¿Cómo deberías alimentar a tu perro con sandía?

Antes de alimentar a su perro con sandía o cualquier otro alimento humano, debe preguntarle a su veterinario o nutricionista acerca de cuánto debe alimentar a su perro, si lo hay, y con qué frecuencia. Muchos perros tienen diferentes necesidades dietéticas, y algunos tienen condiciones médicas que pueden hacer que la sandía sea una mala elección.

Una vez que tenga el visto bueno de su veterinario o nutricionista, asegúrese de quitar las semillas o la cáscara de la sandía antes de dársela a su perro. Cortarlos en pequeños cubos masticables es la forma más sencilla de preparar sandía para perros y es un regalo agradable y fácil. También puede congelar la sandía para hacer un tratamiento refrescante de verano, pero asegúrese de que los dientes de su perro estén lo suficientemente sanos como para masticar alimentos congelados sin dañarlos. Si se siente más creativo, puede mezclar la sandía con otros ingredientes seguros y saludables como los arándanos para hacer una ensalada de frutas o un batido para su perro. Siga todos los consejos de seguridad que le dé su veterinario para alimentar a su perro de manera segura.