Hipermagnesemia en gatos

Hipermagnesemia en gatos

Hipermagnesemia en gatos
 

Los electrolitos son necesarios en el cuerpo para muchas funciones vitales, como mantener el equilibrio de los líquidos, las funciones normales del corazón y el cerebro, el suministro de oxígeno y muchos más. El magnesio, después del potasio, es el segundo electrolito con carga positiva más abundante que se encuentra dentro de las células. Los huesos y los músculos contienen una porción importante de magnesio en el cuerpo. Hipermagnesemia es el término usado para denotar niveles anormalmente altos de magnesio en el cuerpo. Los niveles más altos de magnesio pueden dar lugar a complicaciones graves como alteraciones de los impulsos nerviosos (señales), así como problemas cardíacos.

 

Es poco frecuente en gatos, principalmente en pacientes con enfermedades renales subyacentes. Un alto nivel de magnesio puede dar lugar a condiciones que amenazan la vida, incluidas las del sistema nervioso y el corazón.

 

Síntomas y tipos
 

La hipermagnesemia conduce a la pérdida progresiva de las funciones respiratorias, cardiovasculares, nerviosas y musculares, todas las cuales pueden ser fatales en el perro. Otros síntomas asociados con este problema incluyen:

 

Náusea
Vómito
Debilidad
Frecuencia cardíaca disminuida
Parálisis
Depresión mental
Reflejos pobres
Depresion respiratoria
Paro cardíaco
Coma
 

Causas
 

Insuficiencia renal
Poca motilidad intestinal.
Estreñimiento
Administración de altos niveles de magnesio.
Trastornos endocrinos (por ejemplo, hipoadrenocorticismo, hipotiroidismo, hiperparatiroidismo)
 

Diagnóstico
 

Después de registrar un historial detallado suyo, el veterinario realizará un examen físico completo. Las pruebas de laboratorio de rutina incluyen: un hemograma completo, perfil bioquímico y análisis de orina. Estas pruebas ayudan a determinar los niveles de magnesio en la sangre, que registrarán más de lo normal en los gatos afectados. También se encuentran niveles anormalmente altos de calcio en los gatos afectados. Como la hipermagnesemia ocurre principalmente en pacientes con problemas renales, los análisis de orina y otras pruebas de laboratorio pueden revelar anomalías relacionadas con una enfermedad subyacente. Además, su veterinario realizará una electrocardiografía (ECG), ya que se observan cambios característicos en el ECG en pacientes con hipermagnesemia.