la cirrosis del hígado

la cirrosis del hígado

En pocas palabras, la cirrosis del hígado es la formación generalizada (difusa) de tejido cicatricial. Se asocia con nódulos regenerativos, o masas, y con arquitectura hepática alterada. La fibrosis del hígado, por otro lado, implica la formación de tejido cicatricial que reemplaza al tejido normal del hígado. Esta condición puede ser heredada o adquirida.

 

Síntomas y tipos
 

Convulsiones
Ceguera
Acumulación de líquido en el abdomen.
Falta de energía
Pérdida del apetito (anorexia)
Mala condición corporal
Vómito
Diarrea
Estreñimiento
Heces negras y alquitranadas por la presencia de sangre digerida.
Aumento de la sed
Aumento de la micción
Coloración amarillenta de las encías y otros tejidos del cuerpo.
Gatos
Acumulación de líquido en el abdomen (ascitis) poco frecuente
Babeo (conocido como ptyalismo)
Posibles tendencias de sangrado (infrecuentes)
Lesiones cutáneas con inflamación ulcerativa y superficial (dermatitis necrolítica superficial)
 

Causas
 

Lesión hepática a largo plazo (crónica)
Enfermedad intestinal inflamatoria (crónica) a largo plazo (IBD)
Lesión hepática inducida por fármacos o toxinas: enfermedad hepática por almacenamiento de cobre (hepatopatía por almacenamiento de cobre); medicamentos para controlar las convulsiones (conocidos como anticonvulsivos); medicamentos azólicos para tratar las infecciones por hongos; medicamentos para tratar los parásitos intestinales (oxibendazol); antibiótico (trimetoprim-sulfametoxazol); medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE); toxina transmitida por los alimentos (aflatoxinas) a largo plazo (crónica)
Enfermedad infecciosa
Inflamación a largo plazo (crónica) de los conductos biliares y el hígado (conocida como “colangiohepatitis”) en gatos
Bloqueo a largo plazo (crónico) del conducto biliar extrahepático o común (obstrucción del conducto biliar extrahepático), que dura más de seis semanas


 

Diagnóstico
 

Su veterinario realizará un examen físico completo en su gato, teniendo en cuenta el historial de los síntomas y los posibles incidentes que podrían haber precipitado esta condición. Un perfil químico de la sangre, un hemograma completo, un panel de electrolitos y un análisis de orina para descartar otras causas de la enfermedad también son procedimientos de examen estándar.

 

Se debe extraer una aspiración con aguja fina del hígado para enviar una muestra para su análisis citológico. También puede ser necesaria una biopsia de hígado tomada a través del laparoscopio para establecer un diagnóstico definitivo.