Paro cardiopulmonar en gatos

Paro cardiopulmonar en gatos

Paro cardiopulmonar en gatos
 

También conocido como paro circulatorio o paro cardiopulmonar, el paro cardíaco es el cese de la circulación sanguínea normal que cesa debido a la incapacidad del corazón para contraerse (insuficiencia cardiaca). Al igual que muchos otros sistemas corporales, los sistemas respiratorio y cardiovascular funcionan de manera coordinada. Por lo tanto, si un gato no puede respirar durante más de seis minutos, puede provocar insuficiencia cardíaca y paro cardíaco, que pueden ser fatales. El paro cardíaco puede ocurrir en gatos de cualquier edad, sexo o raza.

 

Síntomas y tipos
 

La circulación sanguínea puede permanecer intacta si el animal reanuda la respiración dentro de los cuatro minutos posteriores al problema inicial. Sin embargo, si dura más de seis minutos, puede provocar un paro cardíaco. Los síntomas comunes asociados con esta emergencia incluyen:

 

Pupilas dilatadas
Pérdida espontánea de conciencia (síncope)
Decoloración azulada de la piel y membranas mucosas (cianosis); una señal de que el oxígeno en la sangre está disminuido peligrosamente
Respiración pesada (disnea) y jadeo.
Hipotermia
Falta de respuesta a la estimulación.
 

Causas
 

Niveles anormalmente bajos de oxígeno en la sangre arterial (hipoxemia)
Bajo suministro de oxígeno; posible debido a la anemia
Enfermedad del corazón (por ejemplo, infecciones, inflamación, trauma, neoplasia del corazón)
Enfermedades metabólicas
Desequilibrios de electrolitos (por ejemplo, hipercalemia, hipocalcemia, hipomagnesemia)
Niveles anormalmente bajos de fluidos corporales
Choque
Uso de fármacos anestésicos.
Envenenamiento de la sangre causado por sustancias tóxicas bacterianas en la sangre (toxemia)
Trauma cerebral
Choque eléctrico
 

Diagnóstico
 

El paro cardíaco es una emergencia que requerirá asistencia veterinaria inmediata para evaluar la condición del animal y la forma de tratamiento. Deberá proporcionar un historial completo de la salud de su gato a su veterinario, incluida la aparición y la naturaleza de los síntomas y los posibles incidentes que podrían haber precipitado las complicaciones. Luego realizará un examen físico completo, centrándose en las vías respiratorias del gato, la capacidad de respiración y la circulación. Su veterinario también controlará constantemente la presión arterial y la frecuencia del pulso de su gato.

 

Los exámenes diagnósticos de rutina que se usan para determinar la causa subyacente del paro cardíaco incluyen radiografías de tórax, hemograma completo, perfil bioquímico y análisis de orina. Las muestras de sangre se recolectan para determinar el nivel de gases, incluido el oxígeno, en la sangre. Los gatos sospechosos de tener una enfermedad cardíaca subyacente pueden someterse a una ecocardiografía para evaluar la magnitud del problema.