Control de las enfermedades cardíacas en perros y gatos

Control de las enfermedades cardíacas en perros y gatos

Medicamentos para controlar la enfermedad cardíaca

 

Existen muchos fármacos diferentes que se utilizan para tratar las enfermedades cardíacas y la insuficiencia cardíaca en perros y gatos. Los medicamentos elegidos dependerán del tipo de enfermedad cardíaca presente, de la salud general de su perro o gato y de la gravedad de la enfermedad cardíaca.

 

Estos son algunos de los medicamentos más comúnmente usados. En muchos casos, dos o más de estos medicamentos pueden ser necesarios para su mascota.

 

Diuréticos para el tratamiento de la insuficiencia cardíaca congestiva

 

Si se presenta insuficiencia cardíaca congestiva, los diuréticos son los fármacos más importantes utilizados para eliminar el exceso de líquido acumulado que resulta de la insuficiencia cardíaca.

 

El diurético más comúnmente utilizado es la furosemida (Lasix®). Otros diuréticos como la espironolactona también se usan algunas veces y se pueden usar en combinación con furosemida cuando la furosemida sola no es suficiente.

 

Inhibidores de la enzima convertidora de antiotensina (ACE)

 

Los inhibidores de la ECA se utilizan con frecuencia como vasodilatadores en las cardiopatías. La vasodilatación hace que los vasos sanguíneos se relajen más con diámetros más grandes. Esto facilita que el corazón haga circular la sangre a través del torrente sanguíneo a las diversas partes del cuerpo canino o felino. También ayuda a reducir la presión arterial.

 

Los inhibidores de la ECA más comúnmente utilizados son el enalapril y el benazepril.

 

Pimobendan (Vetmedin®)

 

Pimobendan tiene dos acciones diferentes que trabajan para mejorar la función del corazón. Actúa como vasodilatador y también funciona como inótropo. Un inótropo ayuda a mejorar la fuerza de las contracciones del corazón.

 

Digoxina y Digitoxina

 

La digoxina (o, alternativamente, la digitoxina) fueron una vez los pilares del tratamiento de la enfermedad cardíaca. Sin embargo, el riesgo de efectos secundarios con la digoxina es alto y hoy en día tenemos medicamentos más seguros que a menudo pueden lograr el mismo propósito para nuestros perros y gatos.

 

Medicamentos para controlar la presión arterial

 

La presión arterial alta (hipertensión) puede ser una preocupación grave en perros y gatos con insuficiencia cardíaca. La presión arterial alta también puede contribuir a la enfermedad cardíaca, causando daño adicional al corazón.

 

Los inhibidores ACE son los medicamentos más comúnmente usados para controlar la presión arterial. Sin embargo, cuando los inhibidores ACE por sí solos no son efectivos, se pueden necesitar otros medicamentos. Atenololol y amlodipino se utilizan a menudo para este propósito.

 

Medicamentos que reducen la coagulación de la sangre para prevenir la tromboembolia arterial

 

Particularmente en los gatos, los coágulos de sangre pueden ocurrir dentro del corazón y romperse, llevando a una condición conocida como tromboembolismo arterial. El tromboembolismo arterial ocurre cuando el coágulo de sangre se aloja en un vaso sanguíneo que corta la circulación de la sangre a una parte del cuerpo.

 

Los coágulos a menudo se alojan en el extremo de la aorta (el vaso sanguíneo grande que sale del corazón y lleva la sangre al resto del cuerpo) y resulta en que la circulación a las piernas traseras se vea comprometida.

 

Con frecuencia se utilizan medicamentos como la aspirina o el clopidogrel (Plavix®) (con supervisión y control veterinario) para tratar de prevenir la coagulación y disminuir el potencial de tromboembolismo.