Cómo limpiar las orejas de su gato

Cómo limpiar las orejas de su gato

Dependiendo de los hábitos de aseo de su gato y del entorno, es posible que necesite o no limpiar las orejas de su gato. Muchos gatos son excelentes en el aseo personal y rara vez requieren cuidados de los oídos. Otros, que no son tan buenos con sus habilidades de aseo, necesitarán limpiezas de rutina para ayudar a prevenir infecciones. Generalmente, si usted nota cera, suciedad u otros desechos, entonces es probablemente el momento de una limpieza.

 

Las limpiezas periódicas y los chequeos regulares en el hogar le permitirán conocer los problemas de los oídos en forma temprana, lo que le permitirá tener opciones de tratamiento más oportunas. Si sospecha que su gato puede tener un problema de oído, debe llamar a su veterinario lo antes posible. El tratamiento oportuno a menudo ofrece un mejor pronóstico, puede reducir el potencial de enfermedades crónicas y pérdida de audición, y también puede ayudar con cualquier molestia que su gato pueda estar experimentando.

 

Cómo limpiar las orejas de su gato

 

Para obtener los mejores resultados, comience la limpieza de sus oídos con un buen cepillado general. El vello en exceso, sucio o mate debe ser removido de alrededor del canal auditivo y del colgajo de la oreja. Los colgajos húmedos, pesados y opacos, el cabello circundante y los conductos auditivos excesivamente velludos disminuirán el flujo de aire hacia el canal auditivo, lo que hará posible que se acumule cera y otros desechos, lo que potencialmente puede conducir a una infección.

 

En algunos gatos, el exceso de pelo puede necesitar ser removido suavemente del interior del canal auditivo; tenga en cuenta que esto debe hacerse con cuidado para evitar dañar el canal auditivo y minimizar el malestar de su mascota. Un peluquero profesional o un trabajador veterinario puede ayudarle a quitarse el vello si es necesario.

 

Limpiar los oídos de su gato es una tarea fácil que dura unos 10 minutos:

 

-Reúna los suministros: aceite de oliva o limpiador de oídos comercial, bolas de algodón y un recipiente para el agua.

 

-Caliente el aceite de oliva o el limpiador de oídos a la temperatura corporal colocando el recipiente en una sartén con agua tibia.

 

-Coloque el gato en una mesa o mostrador.

 

-Ponga una o dos gotas del líquido en la abertura redonda del canal auditivo.

-Masajear suavemente la base del oído durante al menos un minuto, para que el líquido circule por el oído.

 

-Repita los pasos 4 y 5 con el otro oído.

 

-Deje a su gato solo durante 5 minutos. Sacudirá mucho la cabeza, lo que desalojará la suciedad y la trasladará al canal auditivo externo.

 

-Después de 5 minutos, use bolas de algodón limpias para limpiar el aceite y la suciedad del oído.